SAT le perdonó 59,000 millones a empresas fantasma

- Por

Durante la segunda mitad del sexenio del expresidente Enrique Peña Nieto, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) emitió más de mil 400 cancelaciones de créditos fiscales a 27 empresas fantasma que durante años fungieron como emisoras de facturas falsas o importadoras de productos, algunas de las cuales fueron vinculadas al financiamiento ilícito de campañas electorales y de partidos políticos, así como en actos de corrupción.

De acuerdo con una investigación de la revista Proceso, se trató de mil 483 cancelaciones de créditos fiscales a 27 empresas fantasma, que en conjunto habían acumulado una deuda de 59 mil 560 millones de pesos.

Algunos ejemplos de las compañías que figuran en esta lista son la Comercializadora y Distribuidora Suri, SA de CV y Publicidad y Mercadotecnia Creativa PYMC, SA de CV, que fueron incorporadas en 2009, y a las cuales el SAT les otorgó 113 cancelaciones por 2 mil 68 millones de pesos.

Sumado a esto, datos del SAT detallan que estas dos empresas junto con Edificaciones, Ingeniería, construcciones y Materiales (Edicom), figuran desde el 2014 en la lista de contribuyentes que emiten facturas falsas; además de que están relacionadas con el presunto financiamiento ilícito de la campaña presidencial de Peña Nieto en 2012 por medio de monederos Monex.

Estas tres empresas fueron relacionadas por la Unidad de Inteligencia Financiera, con una red de facturaciones de servicios entre sí para lavar dinero.

Según el Grupo de Acción Financiera Internacional (Gafi) se estima que estas prácticas de evasión de impuestos son generalizadas en México y tan sólo en 2012 representó una pérdida para el país de 484 mil millones de pesos.

Empresas vinculadas al PRI

A pesar de que en el 2012 la Unidad de Inteligencia Financiera había vinculado a estas 3 empresas con actos de lavado de dinero, un mes y medio después de las elecciones presidenciales ganadas por Peña Nieto, las autoridades desestimaron las investigaciones y descongelaron las cuentas bancarias de Edicom.

Ese mismo año, Publicidad y Mercadotecnia Creativa PYMC fue vinculada a un tipo de estafa denominada “pirámide de Ponzi”, en la que estuvo involucrado un ciudadano mexicano de nombre José Cancino, señalado por el robo de 20 millones de euros a cientos de ahorradores de tres ciudades españolas: de acuerdo con la presa de ese país, dicha empresa habría participado en el fraude debido a que recibió 101 transferencias por 4.7 millones de pesos.

Asimismo, esta empresa habría recibido en el 2012 la cantidad de 23 millones 200 mil pesos del Gobierno de Chihuahua, encabezado por César Duarte Jáquez, mismo quien lleva 2 años prófugo de la justicia y ostenta 21 órdenes de aprehensión por el presunto desvío de mil 230 millones de pesos que sirvieron para financiar las campañas electorales del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

El auge de las empresas fantasma

De acuerdo con la Cuenta Pública de 2017, de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), en ese año el SAT canceló 226 mil 434 millones de pesos a contribuciones “omitidas”, bajo el argumento de que era “incobrables”, debido a que las empresas no contaban con bienes embargables o bien porque nunca existieron y se dedicaron a simular servicios.

Según la ASF, se trata de personas que crean empresas, que posteriormente comienzan a generar ingresos y durante tres años operan sin pagar impuestos y a la larga terminan desapareciendo, por lo que cuando son detectadas por la autoridad fiscal ya no se encuentran funcionado.

Esto derivó en que, en el 2017 el SAT sólo pudiera recuperar 34 mil 239 millones de pesos, de los 365 mil 139 millones de pesos de créditos fiscales, es decir, que solamente se cobro el 9.4% y se perdonó el 90.6%

Mientras que a las 27 empresas fantasma que se beneficiaron con las cancelaciones, cinco fueron incorporadas en Guadalajara, dos en Taxco, Toluca y Monterrey.  

Ante esto, el Grupo de Acción Financiera Internacional (Gafi) ha señalado que el sistema mexicano para luchar contra la evasión de impuestos y el lavado de dinero tiene huecos graves, poniendo como ejemplo que en 2016 las autoridades sólo recuperaron el 0.1% de un estimado de 56.5 mil millones de dólares de dinero sucio.

Lee la investigación completa en Proceso