El gobierno mexicano realmente se quiere blindar ante catástrofes naturales

- Por

Hace casi un año, la Alianza del Pacífico desarrolló un bono catastrófico para riesgos contra sismos y fue todo un éxito. Ahora, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador busca desarrollar un bono de la misma naturaleza, pero para riesgos hidrometereológicos, es decir, para sequía e inundación. Lo anterior fue dado a conocer por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Bono catastrófico multinacional.

La secretaría aseguró que se está contemplando en el Paquete Económico 2019, transferir los riesgos del fondo catastrófico al mercado asegurador y financiero internacional. Lo anterior fue considerado tras el éxito que representó la primera emisión de un bono catastrófico emitido por la Alianza del Pacífico conformada por Chile, Colombia, Perú y México.

Hacienda mencionó que el aseguramiento consiste uno conjunto estructurado por el Banco Mundial desarrollado con la Alianza del Pacífico contra riesgos de terremoto. Los recursos para la atención de una contingencia vendrían del capital obtenido en los mercados internacionales y ya no de las arcas públicas.

El bono catastrófico de la Alianza del Pacífico tiene una cobertura de riesgo diferenciada por país. En el caso de Chile podría recibir hasta 500 millones de dólares, Colombia 400 millones, México 260 millones y finalmente Perú con 200 millones de dólares. Este bono puede evitar afectar las finanzas públicas directamente en caso de un sismo, siendo esta su mayor virtud.

Se dará seguimiento puntual a los fenómenos naturales perturbadores que afecten el territorio nacional, con el objetivo de, en su caso, detonar los protocolos de activación del Seguro Catastrófico y Bono Catastrófico que protegen el patrimonio del Fonden.

El director de Riesgos Lockton México, comentó respecto al bono, que es una medida positiva, que ayuda a los gobiernos a evitar presionar a las arcas con la totalidad del riesgo de los fenómenos meteorológicos que, en su mayoría, son impredecibles.

Sin duda transferirlo es una buena acción. Pero se necesita trabajar todos, no sólo personas y gobierno, sino como empresas en la prevención.