‘Amiguismo’, el gran cancer de la burocracia mexicana

- Por

Una investigación del portal SinEmbargo.mx reveló las consecuencias que el llamado “amiguismo” de algunos funcionarios, quienes favorecieron a amigos y conocidos para obtener una plaza en el servicio público, ocasionó en lo que considera como el peor mal para la burocracia mexicana.

De acuerdo con datos del portal, durante la administración del presidente Enrique Peña Nieto, sólo dos de cada 100 funcionarios públicos federales en nuestro país, obtuvieron su puesto a través del Sistema de Servicio Profesional de Carrera (SPC).

La investigación encontró que hasta el pasado 7 de agosto, el portal RHNet, que da cuenta de las contrataciones de burócratas en el servicio público, aseguraba contar con 178 mil 064 plazas en el servicio público, de éstas 51 mil 749 se encontraban ocupadas, mientras que 126 mil 315 continúan en busca de un candidato para ocuparlas.

Tales cifras despertaron el interés de los especialistas consultados por el citado medio, ya que muchos de estos puestos se ocupan por “designación especial”, como parte del gabinete de apoyo o bien por mecanismos diferentes, lo cual pone en desventaja a los candidatos más aptos, pero que no cuentan con “amigos” dentro del servicio.  Esto ocasiona que sólo 1.8% de los funcionarios del gobierno federal contratados hayan obtenido su plaza por concurso público.

Según los especialistas, entre las principales causas de esta falta de proporción, se encuentran: los límites de Ley, la falta de un proyecto adecuado y los usos discrecionales en la Administración Pública; no obstante, reconocieron que existe personal por honorarios, de libre designación y trabajadores de base con experiencia suficiente para ejercer puestos “exclusivos”.

Aunado a estas causas se exhibe la falta de transparencia en el proceso de selección de los candidatos que ocuparán puestos públicos, lo cual según el citado diario es fundamental para mejorar la calidad de la burocracia mexicana.

La burocracia mexicana

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), dio a conocer que en México existen 5 millones 786 mil 819 de personas que colaboran como funcionarios de las ordenes federal, estatal y local. Tan sólo en el periodo que va entre 2003 y 2016, la burocracia mexicana sumó 977 mil 310 funcionarios a sus filas.

Pese a ello, el trabajo en la Administración Pública sigue teniendo vacíos, muchos de los cuales se hacen visibles en las convocatorias para ingresar al Sistema del Servicio Profesional de Carrera (Trabajaen.gob.mx), las cuales arrojan que existen 8 mil 311 vacantes disponibles en el servicio público.

Dichas convocatorias solicitan personal para 17 de los 22 rubros generales de la Administración Pública Federal. Entre las instituciones con mayor preferencia por los candidatos se encuentran: la Administración de Servicios Educativos en la CDMX; las secretarías de Medio Ambiente y Recursos Naturales; Función Pública; Trabajo y Previsión Social; Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano y la de Gobernación.

Caso contrario sucede con las secretarias de Salud; Educación Pública, Turismo, Energía; Hacienda y Crédito Público; Desarrollo Social; Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación; Cultura; Economía; Comunicaciones y Transportes, y la Consejería Jurídica del Ejecutivo Federal, donde las solicitudes de ingreso son mínimas.

La investigación señaló que es fundamental “una reorganización del cuerpo de servidores públicos con conocimiento de causa, es decir, estudiar caso por caso para reducir las plazas inútiles sin sacrificar a aquellas personas que, a pesar de haber ingresado a la APF por estructura política, tienen un grado de especialización que resulta valioso para el país”, puntualizó la publicación.

Lee la investigación completa en SinEmbargo.mx