Familia y amigos de Cuauhtémoc Blanco tienen altos cargos en su gobierno

- Por

Desde que un exfutbolista llegó al poder en Morelos, los escándalos de nepotismo no se detienen. Cuauhtémoc Blanco es el nuevo gobernador de esta entidad y parece ser que los escándalos que tanto critica a su predecesor se mantiene en su nuevo gobierno. Con una separación declarada con Morena, el gobernador morelense opera bajo las reglas del PES. 


Ahora se sabe que en su administración están cobrando nómina familiares cercanos. Pero no solo eso, Cuauhtémoc Blanco también premió con cargos en su gobierno a exjugadores de fútbol y personal que trabajó cerca del delantero en sus épocas deportivas. Destaca el nombramiento de un antiguo árbitro (Gilberto Alcalá) como secretario de Sedesol, además del antiguo vocero del club América (Francisco Reyes) como director de comunicación. 

Ulises Bravo, el medio hermano

Ulises Bravo, el medio hermano de Cuauhtémoc Blanco, mantiene también a familiares directos en la nómina del nuevo gobierno morelense. Ahí destacan dos tíos suyos, con puestos de renombre como la dirección de la comisión estatal del agua y otro como coordinador de proyectos estratégicos. Esta información la confirma el periódico Reforma en su edición de este miércoles. 

La administración de Blanco ha estado manchada de polémica y cuestiones por su designación de mandatarios. Hasta el momento, se percibe claramente una predilección por colocar a antiguos deportistas en puestos como la secretaría estatal del deporte y el control del estadio local Coruco Díaz. Con pocos meses en el puesto, este nuevo gobierno de corte evangélico también mantiene a familiares de Bravo en la nómica, como Liu León (cuñada) y Armando Shajid (primo). 

Morelenses, entre el PRD y el PES

Cuauhtémoc Blanco llegó al gobierno de este estado dejando en claro que terminaría con las prácticas de corrupción y nepotismo de su antecesor perredista. Con Graco Ramírez desencantando a los votantes morelenses, el exfutbolista logró sumar a su proyecto a los ciudadanos molestos con la administración del PRD, pero actuando de la misma forma en cuestión de acomodar a cercanos en cargos de alto poder. 

Buena parte de estas decisiones las ha tomado Ulises Bravo. Su esposa tiene un cargo en el gobierno estatal con un pago de 45,000 pesos mensuales, además de que sus tíos facturan entre 540,000 y 720,000 pesos al año. Desde su cargo en el gobierno blanquista, Ulises Bravo ha sido acusado de meterse en temas sensibles de seguridad en Morelos. La oposición ya reclama la entrada de toda esta familia en lo alto del poder estatal. 

Con información de Reforma.