Se abre la puerta para juicio a expresidentes: lo decidirás tú, vía consulta

- Por

El presidente Andrés Manuel López Obrador todavía no cambia de postura respecto al tema de enjuiciar a los expresidentes.

Con los casos de los colaboradores del expresidente Enrique Peña Nieto que son investigados por actos de corrupción en el centro de la agenda pública, el tema ha vuelto a tomar fuerza.

Ya en junio de este año el presidente reiteró que únicamente si la demanda popular exige juicios a expresidentes, estos se realizarían.

Cuestionado sobre el mismo tema, el titular del Ejecutivo Federal reiteró su postura y fue más preciso respecto a términos legales, ya que dijo que si se cambia el Artículo 35 constitucional y se reconoce la consulta popular, podría llevarse a juicio a los expresidentes.

“Mi postura es ir adelante, poner un punto final a la noche oscura del neoliberalismo. Mi fuerte no es la venganza, y lo que queremos es que haya justicia. Punto final para los que se fueron y que se juzgue a los del presente”, manifestó López Obrador.

En su conferencia matutina, externó su decisión de insistir en que desaparezca el fuero y que se reforme el Artículo 35 constitucional para quitar la traba para que haya consulta ciudadana.

Justicia, no venganza

El presidente señaló que una vez que se reforme ese artículo y se pueda llevar a cabo la consulta, si los ciudadanos solicitan que se juzgue a los expresidentes, se hará.

A pesar de esto dejó muy clara su postura: “Yo votaría por el punto final porque considero que se empantanaría en esos juicios y se quedaría pendiente limpiar de corrupción en todos los niveles del Gobierno”.

López Obrador admitió que la tarea de limpiar el Gobierno no ha sido fácil y, aunque no mencionó el caso de Rosario Robles, calificó como una hipocresía que se diga que el presidente no sabe lo que pasa en su gobierno.

Sobre este tema, diversos analistas han señalado que el presidente de la República confunde la venganza con la justicia, ya que los diversos casos de corrupción de los pasados sexenios no deben juzgarse con tintes políticos, sino con el curso legal que corresponda.

Con información de Proceso.