Colectivos piden la prohibición de la charrería en México

- Por

En México la Charrería es considerado un deporte y además una expresión cultural e identitaria, hay regiones del país que incluso incorporan esta práctica en sus fiestas patronales.

La importancia de la Charrería es tal que desde 1996 se incorporó a la Comisión Nacional del Deporte (Conade) y pasó a formar parte del Fondo Nacional del Deporte, por lo que recibe fondos públicos para garantizar su práctica.

La información del Gobierno Federal indica que en la actualidad existen más de mil asociaciones charras federadas y más de 300 equipos de escaramuzas, además de un colegio varonil y femenil de jueces y una coordinación de locutores que se rigen por estatutos y reglamentos de la Federación Mexicana de Charrería (FMCH).

El pasado 14 de septiembre se celebró “Día del Charro”, un festejo que revivió costumbres “típicas mexicanas” en el manejo de ganado a caballo y que continúa teniendo seguidores en todo el país.

A pesar del arraigo cultural de la Charrería, de acuerdo con la organización Justicia y Dignidad Animal, constituye un evento de prácticas “injustas” en contra de los “animales no humanos”, ya que los expone al dolor, el miedo, la tortura, golpes y hasta la muerte.

Reconocida mundialmente

A pesar de los dichos de las organizaciones civiles, la Unesco refiere que “la charrería es una práctica tradicional de comunidades de México dedicadas a la cría y el pastor del ganado a caballo”.

Y continúa: “en sus orígenes, facilitaba la convivencia entre los ganaderos de diferentes estados del país. Las técnicas de esta práctica se transmitían a las generaciones más jóvenes en el seno de las familias”.

Como tradición convertida en un concurso público, la charrería es considerada parte del patrimonio cultural e identitario de las comunidades en México.

Se trata de un concurso en que los equipos participantes tratan de obtener la mejor puntuación en el manejo de una serie de prácticas (suertes charras) ecuestres y ganaderas para demostrar la “destreza de los charros en el arte de arrear y jinetear yeguas y toros cerriles”, refiere la Unesco.

Maltrato animal

Las voces críticas de la charrería afirman que detrás del folklore y la gala existe un agravio, como lo denuncian las organizaciones Tras Los Muros y Justicia y Dignidad Animal: “Los animales son perseguidos, montados, tirados al suelo y arrastrados con sogas”.

Un video publicado por Tras Los Muros (2019) muestra la cara menos afable de la charrería. En poco más de seis minutos de grabación, el video enseña vacas y novillos que son golpeados y pateados en el lomo.

Muestra cómo los pican con espuelas, les dan toques eléctricos, los amarran como bultos, les jalan las orejas y los zarandean, o los acarrean atados del cuello o del hocico, inclusive tirándolos al suelo y revolcándolos.

“México es un país que se representa a nivel mundial con diversas manifestaciones culturales; tenemos música, baile, playas, arte. No hay justificación para continuar perpetuando la violencia animal como parte de nuestro folklore.

“Las prácticas crueles y sangrientas socialmente aceptadas contribuyen a la descomposición del tejido social normalizando la violencia”, concluye el grupo Justicia y Dignidad Animal con motivo del “Día del Charro”.

Con información de SinEmbargo.


Etiquetas: