El presidente del PRI quiere que la defraudación fiscal no sea delito grave

- Por

La nueva estrategia del Gobierno Federal para acabar con las empresas fantasmas y la defraudación fiscal tiene diversas voces críticas, sobre todo aquellas que señalan que la nueva política podría convertirse en una cacería sin control.

Quien ha tomado esta postura frente a las nuevas normas es nada más y nada menos que el nuevo presidente del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Alejandro “Alito” Moreno.

El priista ofreció una conferencia de prensa para fijar la postura de su partido sobre el Paquete Económico 2020.

Adelantó que presentará ante la Suprema Corte de Justicia una acción de inconstitucionalidad contra la ley para combatir a las empresas fantasmas y las facturas falsas.

«Estamos a favor de que se combata la evasión fiscal, a las empresas fantasma que le causan un gran daño al erario, pero estamos absolutamente en contra de esto que se votó, es absolutamente desproporcionada esta medida», señaló el presidente del PRI.

Por si fuera poco, Moreno Cárdenas calificó los cambios legales recién aprobados en el Senado como «terrorismo fiscal».

Esto solo pasa en México

Para el dirigente del PRI las reformas acabarían en la criminalización de las actividades económicas y de los empresarios honestos de todo el país.

«En ningún país del mundo se criminaliza la actividad económica y hoy la defraudación fiscal se equipara al crimen organizado o que atenta contra la seguridad nacional, esto es llanamente terrorismo fiscal».

En la sede nacional del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, reprochó que el proyecto de Presupuesto para el 2020 presentado por el secretario Arturo Herrera prioriza un ejercicio del gasto público asistencialista, electorero y populista.

«A final de cuentas afectará no sólo el crecimiento y desarrollo de México, sino a las familias mexicanas», dijo Alito, intentando dejar en claro que su partido no apoya la postura del presidente.

Moreno criticó que en Palacio Nacional el presidente López Obrador acusa a las administraciones pasadas de la situación actual del país, «criticaron por muchos años, y hoy que están en el gobierno, no dan una».

Además, manifestó su preocupación por la combinación de un bajo crecimiento económico con los recortes a programas, presione la dinámica económica de país.

Con información de LPO.