PRI necesita 3 millones de nuevos militantes o no se salva en 2021

- Por

La presidencia del partido tricolor no sonríe con la misma confianza que antes. Desde que Alito Moreno llegó sin problemas a lo más alto de la fuerza política más antigua de México, no hay forma de encontrar estabilidad ni confianza para las próximas elecciones. El 2021 se acerca y el gran problema del priismo del siglo veintiuno sigue siendo convencer a nuevos seguidores. 

Hace poco se supo que el PRI mintió en los padrones de afiliados. Se presumió tener 6.6 millones de afiliados que estarían apoyando la agenda tricolor, algo que más tarde fue desmentido, reduciendo la cantidad hasta un promedio de 1.3 millones de priistas. Esto no solamente dejó ver una pérdida dolorosa de apoyo ciudadano, sino que también mostró que el partido ocultó la crisis el mayor tiempo posible.

Buscan mayoría en las cámaras

Ahora su presidente está formando una liga élite de operadores para sumar al menos 3 millones de mexicanos al PRI. Las cosas no son sencillas, ya son conocidos como la tercera fuerza política en el país, algo que sin duda los convierte en un partido pequeño para las urnas del 2021. Las crisis de credibilidad, lo impopular de sus personajes y los escándalos de la era Peña Nieto no permiten crecer al partido más antiguo de México.

El PRI está confiado en que con un plan express alcanzarán a recuperar lugares importantes en la siguiente elección. El 2021 es la prueba definitiva para los partidos opositores a Morena, quienes no han logrado formar una estrategia que convenza a los votantes nacional. Las estimaciones del partido guinda es que lograrán mantener sus mayorías en ambas cámaras legislativas y que se harán con gubernaturas clave como Michoacán o Nuevo León. Justo ahí es donde el PRI quiere ganar terreno.

La imagen de Peña aún mancha

Con Rosario Robles en prisión y órdenes de captura para Emilio Lozoya y César Duarte, el priismo parece que no podrá elevar su nivel de popularidad después de un sexenio desastroso en todos los niveles. Moreno quiere que su PRI sea mucho más cercano a la ciudadanía y ya se venden como un partido fresco, capaz de darle batalla a las propuestas de López Obrador. El tabasqueño hace poco se burló de sus opositores, diciendo que están “moralmente derrotados”.

Los priistas tendrán que competir en el tema opositor con el panismo, el grupo conservador que tampoco oferta personajes poderosos para el 2021. Además, Felipe Calderón, los últimos perredistas vivos y Movimiento Ciudadano ya están listos para restarle poder al PRI y hacerse con sus números en el tema legislativo. Mientras tanto, y con menos de 2 millones de seguidores en un país de 129 millones de personas, el PRI tiene el tiempo encima para convencerte.