Presidente del PRI podría ir a prisión por enriquecimiento ilícito

- Por

Alito Moreno llegó al priismo convencido de que la huella de la corrupción sería borrada completamente. Ahora, se sabe que la fiscalía nacional ya lo investiga por comprar 16 propiedades en su natal Campeche, cuando fue gobernador. Estas propiedades no corresponden con sus ingresos, por lo que ya hay una carpeta de investigación abierta. 

Los avances de la fiscalía llegan justo cuando Alito intenta atraer a al menos 3 millones de mexicanos para que se afilien a su partido. En una avanzada cargada de desesperación, el PRI necesita recuperar votos para 2021 (la fecha clave en donde podrían resurgir o desaparecer en varios estados del país). Con este nuevo escándalo, todo se complica para los tricolores. 

Otro de los avances en el caso indican que Alito Moreno también sería dueño de vehículos y cuentas bancarias en donde las cifras no concuerdan. Durante sus últimos años en la gubernatura de Campeche, el priista percibía un sueldo de 167,663 pesos mensuales (un total de más de 2 millones de pesos anuales). Con este ingreso, el priista logró comprarse una casa de 46 millones de pesos hace poco menos de dos años. 

Ahora que el PRI mantiene una campaña pública en donde la honestidad y el combate a la corrupción son las grandes fortalezas, la investigación a Moreno perjudica aún más la imagen del partido. Recordemos que el sexenio de Enrique Peña fue determinante para entender la debacle del partido más antiguo de México. Alito llamó al perdón y la unidad, sin abrir posibilidad para expulsar al mexiquense después de su presidencia. 

Desmiente absolutamente todo

Para defenderse, el PRI nacional rápidamente negó las acusaciones y aseguró que todo se trata de una jugada política. Moreno está convencido de que esta investigación se hace con dolo para afectar su imagen como presidente priista. Desde que llegó al poder, el campechano no ha podido quitarse esa imagen de enriquecimiento ilícito que aún lo persigue. Desde el sur, el priista logró acumular poder, incluso generando cierta amistad con López Obrador. 

En su defensa, Alito Moreno asegura que todas las propiedades con las que cuenta se compraron antes de que llegara a la gubernatura de Campeche. El priista explica que todos los predios eran mucho más baratos que lo que apunta la investigación hecha por el grupo Reforma. Además de su sueldo como gobernador, Moreno ha declarado que obtenía 4.1 millones de pesos anuales por “otras actividades” (aún así el dinero no basta para comprar esa mansión de 46 millones).