Así es como Morena destruyó completamente la reforma educativa del PRI

- Por

Se sabía que la Reforma Educativa de Peña Nieto tenía fecha de caducidad si López Obrador llegaba a la Presidencia. Hoy, con poco más de 10 meses de Gobierno, de la reforma peñista han quedado sus cenizas.

Los diputados de Morena y sus aliados consiguieron lo que el presidente López Obrador cantó en el cada vez más lejano julio de 2018, que la Reforma Educativa sería cancelada.

La cancelación de la reforma peñista beneficia nada más y nada menos que a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), a la cual se le devuelve el poder perdido en el pasado sexenio.

El jueves 19 y la madrugada del viernes 20, Morena, PT, PES y PVEM aprobaron la Ley General de Educación y la Ley General para el sistema de la carrera de los maestros y maestra y la Ley general que expide el organismo para la mejora continua.

Los cambios de la 4T

Con la aprobación de las leyes secundarias, se concede a la CNTE decidir sobre las plazas docentes y el pase automático a los egresados de las escuelas Normales, una de las demandas principales de la Coordinadora.

De acuerdo con La Ley General del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros, la Secretaría de Educación Pública (SEP) instalará una mesa de diálogo entre autoridades educativas locales y sindicatos de profesores para la asignación de las plazas docentes.

También se eliminan los exámenes de diagnóstico para acceder y mantenerse en una plaza magisterial, y se dará preferencia a egresados de escuelas normales, la Universidad Pedagógica Nacional y de los Centros de Actualización del Magisterio.

Por si fuera poco, se elimina la evaluación diagnóstica para obtener becas para estudiar una maestría o doctorado en instituciones de educación superior. Ahora los docentes podrán solicitar becas si tienen tres años de servicio.

La ley regulatoria del artículo tercero constitucional crea la Comisión Nacional para la Mejora Continua de la Educación, que remplazará al extinto Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE).

Según la nueva norma, las evaluaciones diagnósticas “en ningún caso tendrán efecto sobre la permanencia en la plaza de las maestras y los maestros”. Las leyes aprobadas en San Lázaro irán al Senado de la República para su análisis.

Con información de Proceso.