Gobernador de Guerrero derrocha millones para viajar en helicópteros

- Por

En plena transformación de la vida pública nacional, todavía hay políticos que mantienen las viejas costumbres del derroche y los excesos. Esto a pesar de que la consigna presidencial es la austeridad republicana.

El ejemplo claro es el gobernador priista de Guerrero, Héctor Astudillo Flores, quien sin importar que su estado es uno de los más pobres del país utiliza helicópteros privados para recorridos que por su cercanía, podría hacer en automóvil.

El ejemplo inmediato de esta costumbre es la reciente visita del gobernador a Chilapa, una de las zonas más pobres y violentas de todo el país.

Astudillo Flores se dio el lujo de llegar en helicóptero privado para anunciar una bolsa de 50 millones de pesos, conseguidos por el gobernador para equipar un hospital en Chilapa que dejó inconcluso su antecesor, Ángel Aguirre Rivero.

Los 50 millones de pesos son la misma cantidad que el gobierno estatal destinó este año para el pago de las pólizas de seguros de las aeronaves rentadas que utiliza Astudillo para viajar en Guerrero.

No le gusta viajar en auto

El 7 de septiembre el gobernador usó un helicóptero rentado para viajar 110 kilómetros, un viaje que podría haber hecho en auto y tardarse dos horas y media. El viaje fue de Chilpancingo a la cabecera municipal de Ahuacuotzingo.

El mandatario arribó a esta franja de la entidad acompañado por su equipo de colaboradores, quienes llegaron en el helicóptero de la Secretaría de Seguridad Pública estatal (SSP), utilizado como taxi aéreo del secretario de Salud estatal, Carlos de la Peña Pintos.

Más en viajes que en pobres

Los 50 millones de pesos gastados en las pólizas de seguro de las aeronaves utilizadas por el gobernador contrastan con otros gastos hechos por su administración.

Por ejemplo, la Secretaría de Desarrollo Social asignó 45 millones para el programa de adultos mayores, denominado Pensión Guerrero.

La administración de Astudillo Flores asignó apenas 11 millones para combatir la pobreza alimentaria en las zonas urbanas y 20 millones para electrificar zonas rurales, según documentos oficiales del presupuesto de Egresos de este año.

Con información de Proceso.