Solo el 55% del alcohol que se vende en México no está adulterado

- Por

En México, de las más de 18 millones de cajas de alcohol que comercializan al año, el 45% corresponden a productos de contrabando adulterado, cuya mayoría son vendidas y consumidas en tianguis, ferias, establecimientos y puestos callejeros.

De acuerdo con la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (Anpec), el tema de las bebidas adulteradas en el país se ha convertido en un problema de salud para la sociedad y de grandes pérdidas económicas para la industria.

La Anpec ha advertido que el alcohol que se distribuye de manera ilegal suele ser entre 40% y 20% más barato en el mercado y llega a generar ganancias de más de 27 millones de pesos.

Esto significa una pérdida anual de más de 8 mil 542 millones de pesos, debido a que el SAT pierde el 50% del IEPS y el 16 % del IVA.

Aunque este problema genera grandes daños económicos al país, a la administración pública y a los comercios establecidos, la Anpec asegura que el crecimiento de este delito se debe a la impunidad que impera por parte de las autoridades.

Según la Alianza, tanto la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), ejercen presiones constantes sobre los comercios formales, pero no se hace nada para revertir el contrabando de las bebidas.

Fiestas patrias

De acuerdo con la Alianza y la Comisión para la Industria de Vinos y Licores, durante la época de fiestas patrias el consumo de alcohol llega a aumentar cerca del 15%, lo que supone un mayor riesgo para los consumidores.

La mayoría de las bebidas falsificadas son elaboradas a base metanol; un tipo de alcohol que se comercializa libremente en el país pero que es de uso industrial. Estas bebidas pueden provocar grandes daños en el metabolismo del cuerpo humano, a diferencia del alcohol etílico.

“La producción de bebidas adulteradas se hacen básicamente de tres formas: la primera, sustituyendo el líquido original por otro de menor calidad; la segunda, combinándolo con agua; y la tercera, agregan alcohol metílico o metanol.”

Recomendaciones de seguridad

Para evitar el consumo del alcohol adulterado, la Cofepris recomienda a los consumidores verificar que las botellas contengan el sello o cinto de seguridad perfectamente pegado a la tapa: el marbete de seguridad contiene un código de 12 caracteres.

Los primeros dos se refieren al origen: (Li) si es importado y (Nn) si es nacional. Mientras que los otros 10 caracteres corresponden al número de identificación. Además de que las botellas también cuentan con un código QR, el cual al se registrado en un dispositivo debería de abrir la página web del SAT y ofrecer información del producto.

Asimismo, los consumidores deben de verificar que la tapa de la botella no gire o se escurra, y asegurarse de que el nivel del líquido que contenga esté igual al de otros envases.

Según la Cofepris, aunque la mayoría de las botellas de contrabando se venden con en el comercio informal, los establecimientos con licencia de venta de alcohol no están exentos de estas prácticas.   

Con información de La Jornada y Plumas Atómicas