Primer avance para prohibir la venta de elefantes a zoológicos

- Por

La Organización de la Naciones Unidas (ONU), busca que los elefantes dejen de ser traficados y vendidos a zoológicos.

La histórica medida, que rompe con la costumbre exótica de guardar a los animales más raros dentro de un zoológico, fue debatida el pasado fin de semana.

Este avance hacia una política de cero tolerancia al tráfico de animales se dio en el marco de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES).

La CITES comenzó desde el pasado 17 de agosto y dio el primer paso para que esta medida se vuelva una realidad mundial.

La propuesta fue aprobada durante la primera votación en la comisión, 46 votos a favor, 18 en contra y 19 abstenciones.

Deberá ser aprobada en sesión plenaria el próximo día 28 de este mes, durante la reunión de cierre de la conferencia.

Prohibido el cautiverio

Según el texto redactado en la CITE, queda prohibida la captura de elefantes para estructuras de mantenimiento en cautiverio, como zoológicos o parques de entretenimientos, una práctica considerada «cruel» por los defensores de la causa animal.

La medida, de aprobarse, representará un seguro de vida para los cientos de elefantes que son arrancados de habitad natural para ser vendidos en un mercado millonario.

La venta de elefantes de África occidental, central y oriental, que figuran desde hace tiempo entre las especies protegidas, ya estaba prohibida.

El problema está presente en los países de África austral, menos amenazados. Por ejemplo, Zimbabue capturó y vendió más de 100 bebés elefantes a zoológicos chinos desde 2012.

La idea de estas políticas es que únicamente se saque a un elefante de su espacio natural cuando se trate de razones que beneficien a preservar dicha especie.

Creado hace más de 40 años, CITES establece las reglas del comercio internacional de más de 35,000 especies salvajes en todo el mundo.

Por si fuera poco, dispone de un mecanismo que le permite imponer sanciones a los países que no respetan las reglas.