Morenistas quiebran por elegir a su líder, al puro estilo PRD

- Por

El partido más poderoso de México enfrenta su elección interna más complicada. El actual presidente del país creó esta fuerza política de izquierda  y se autonombró presidente de Morena en cuanto pudo, actualmente el cargo le pertenece a una de sus amigas políticas más reconocidas: Yeidckol Polevnsky. Pero la capitalino está por partir y se busca a su reemplazo. 

En medio de esta decisión se alcanza a notar una lucha de grupos internos listos para pelear por la vacante. Este forcejeo recuerda mucho a las tribus perredistas que, en parte, destruyeron al partido amarillo. Recordemos que dentro de Morena existe un buen número de experredistas, quienes no dudan en acatar las acciones del pasado. Ante esto, López Obrador ha asegurado que no se aceptarán estas batallas internas. 

AMLO advierte a su partido

Hace unos días el presidente señaló que abandonaría al partido si Morena llega a corromperse. Con esto dejó ver que los problemas internos en el partido guinda son tan fuertes que llegaron hasta el discurso presidencial. Además de las batallas por la dirigencia, Ricardo Monreal y Martí Batres están dejando ver lo peor del quiebre interno en el partido en la cámara alta. 

Lo cierto es que ya hay pequeños grupos enfrentados dentro. Esta realidad deja ver conflictos de poder que podrían afectar a Morena en cuestión electoral en el futuro. Con apenas cuatro años de vida, la fuerza guinda ha logrado ganar los cargos más importantes en las elecciones 2018 y 2019, por lo que esperan conquistar las grandes vacantes en las intermedias del 2021. Estas batallas internas podrían afectar al partido del presidente, algo que aprovecharían los panistas, sus más grandes opositores. 

Yeidckol tampoco ha logrado calmar las cosas. La aún líder de Morena ha dejado en claro que la pelea es uno de sus recursos favoritos. Esto se dejó ver en la elección de candidato en Puebla, en donde la morenista se introdujo en una pelea enorme con varios izquierdistas del estado. Además, Yeidckol es una de las rivales políticas más grandes de Ricardo Monreal, uno de los morenistas más obsesionados con adquirir control en la fuerza guinda. 

El sucio historial del PRD

El PRD vive hoy sus últimos días y buena parte del daño proviene exactamente por sus luchas desde dentro. Los chuchos y otras tribus perredistas se encargaron de hacer del partido un campo de batalla en donde se alcanzaron a ver golpes, amenazas y traiciones año con año (sobretodo en las elecciones de presidente interno). Morena podría repetir esto, por lo que la advertencia de López Obrador ha calado entre tanto jaloneo. 

Para rematar, Morena tiene elementos internos en constante conflicto. Varios de sus rostros más conocidos criticaron temas como la guardia nacional, la ilegal extensión de mandato en el gobierno de Baja California, entre otras decisiones polémicas del partido. Lo cierto es que Morena no es el partido de total armonía que se intentó mostrar durante años. La presidencia ha llegado y claramente hay que “cuidar a Morena”, recomienda Obrador.