Morena se quedará con 800 millones para comprar nuevo edificio

- Por

Al parecer las cuentas no le salen al Movimiento Regeneración Nacional (Morena), ya que habiendo prometido la devolución del 50 % de su financiamiento público, dieron marcha atrás.

Apenas en los primeros días de agosto, Morena, en voz de su todavía presidenta, Yeidckol Polevnsky, aseguró que darían el ejemplo al devolver dinero.

Sin embargo, incumplió con su oferta, por lo que ahora tendrán que gastas o por ley, aunque no quieran, deberán devolver dinero en 2020.

Para no echar en saco roto los recursos, la dirigencia de Morena ahora buscan comprar un edificio en la Ciudad para hacerlo su sede nacional. Sumado a esto, el partido también busca hacerse de inmuebles en los estados y dejar de pagar rentas.

De acuerdo con el diario El Universal, el monto que quedaría en las cuentas del partido marrón ascendería a los 797.5 millones de pesos.

Si estos recursos no son ejercidos y continúan en las cuentas del partido, tendrían que ser devueltos a la Tesorería Federal en 2020.

Mejor una casa nueva

«Ya que te entregan el dinero no se puede mandar de regreso ni se puede dar un destino distinto y está etiquetado para uso partidista. Así, dado que si no se gasta lo tenemos que devolver, preferimos tener un inmueble», dijo a dicho diario la presidenta del partido, Yeidckol Polevnsky.

Sobre esta compra explicó que buscan algo que no haya que remodelar, que esté terminado y sea céntrico.

Buscan un espacio en donde puedan tener reuniones y aulas en las que pueda funcionar el Instituto Nacional de Formación Política (INFP), ordenado por el Congreso Nacional de Morena.

«Buscamos algo que no nos cueste muy caro, pero nosotros creemos que va a ser una inversión a futuro, porque si compramos nos vamos ahorrar el resto de las rentas», dijo Polevnsky.

Apenas unos días antes de esas declaraciones, Yeidckol Polevnsky dijo que, tras analizarlo con la secretaría de Finanzas del partido, estaban dispuestos a renunciar hasta al 75 por ciento de sus prerrogativas.

Esta medida habría significado que de los mil 760 millones de pesos que le serán otorgados por el Instituto Nacional Electoral se reduciría a 440 millones, lo cual ya no sucedió.