México, el paraíso médico de los norteamericanos

- Por

Desde mucho antes de la entrada en vigor del Tratado de Libre comercio México ya era la farmacia barata que muchos norteamericanos buscaban.

La costumbre de los vecinos norteños era cruzar a Tijuana a comprar medicinas, el motivo sigue siendo el mismo: los altos costos de los servicios de salud en Estados Unidos.

Décadas después y con el aumento de los precios, los norteamericanos ya no solo buscan medicamentos en México, sino que ahora incluso buscan operaciones y tratamientos.

Esto se explica porque el costo para las empresas que brindan seguros médicos en Estados Unidos es menos de la mitad cuando sus asegurados se tratan en México.

El trato es tan bueno, que incluso los pacientes reciben un pago de su aseguradora, que además cubre todos sus costos de viaje, todo por tratarse en un hospital mexicano.

Cada año cientos de miles de estadounidenses buscan atención médica de menor costo fuera de Estados Unidos, y gran parte de ellos viajan a países del Caribe y Centroamérica. Para muchos, una cuestión clave es si las instalaciones ofrecen atención de calidad.

Se trata de un nuevo giro en el turismo médico y una compañía de Denver está aprovechando este mercado.

Se trata de la compañía, North American Specialty Hospital, conocida como NASH, ha organizado los tratamientos de más de una veintena de estadounidenses en el hospital mexicano Galenia desde 2017.

Miles de dólares en ahorro

La política de NASH es apostarle a la idea de tener un cirujano estadounidense para atender a sus clientes, lo cual alivia las preocupaciones de algunas personas respecto a salir del país.

Esta política también ayuda a persuadir a los empleadores estadounidenses autoasegurados de ofrecer esta opción a sus trabajadores con el fin de ahorrar dinero, pero sin dejar de proporcionar atención de alta calidad.

La tarifa estándar por una noche en el Hospital Galenia es de 300 dólares, mientras que en Estados Unidos el promedio es de 2,000 dólares.

Otro de los grandes ahorros para los pacientes norteamericanos son los insumos médicos, por ejemplo, un implante de rodilla cuesta en México 3,500 dólares, mientras que en Estados Unidos cuesta 8,000 dólares.

Los altos precios cobrados en los hospitales estadounidenses hacen que sea relativamente fácil proporcionar ofertas quirúrgicas en México.

En Estados Unidos, la operación de remplazo de rodilla cuesta un promedio de 30,000 dólares, a veces incluso el doble o el triple, pero en Galenia, el costo es de solo 12,000 dólares, un ahorro de más de la mitad, suficiente para colocar a México como el paraíso médico de los norteamericanos.