Así son las celdas VIP del Reclusorio Norte, donde está Collado

- Por

Juan Collado, el abogado de los corruptos más famosos de México, se encuentra preso en el Reclusorio Preventivo Varonil Norte de la Ciudad de México. Junto con Collado, otros delincuentes famosos han pasado por sus pasillos, especialmente criminales de cuello blanco. Sin embargo, hay de reos a reos, y todos viven realidades diferentes.

Un penal, dos realidades

Como en la gran mayoría de las prisiones del mundo, los reos del Reclusorio Norte han sido víctimas de innumerables violaciones a sus derechos humanos. Día con día se vive el hacinamiento, las agresiones físicas y psicológicas, falta de cuidados médicos y atentados contra la seguridad personal. La vida dentro de la prisión es un verdadero infierno para quienes la habitan. En sus 152,016 metros cuadrados, más de 11 mil reos viven los peores momentos de sus vidas. Bueno, no todos.

En esta prisión mexicana existen varios privilegiados. Los reos llaman a esta clase aparte como los «padrinos del reclu» y tienen acceso a cosas que los demás soñarían con tener. Los presos de este tipo, muchos de ellos criminales de cuello blanco, tienen acceso a lujos como televisión, celulares e Internet. Son los «presos VIP» del Reclusorio Norte.

Su poder dentro de la prisión ha llegado al punto de que se les ha permitido contratar «mostros», que no son otra cosa más que otros reclusos fungiendo como asistentes de los presos. Los «mostros» se encargan de hacer los mandados de los privilegiados, limpiar sus celdas y atenderlos en general. También tienen derecho a visitas conyugales en espacios privados en el edificio que los presos llaman «la íntima»; mientras los demás tienen que hacerlo en el patio, cubiertos por lonas y cobijas.

Los «paquetes» VIP del Reclusorio Norte

El diario Milenio reveló que para acceder a estos beneficios es necesario pagarle cuando menos 15 mil pesos a las autoridades del penal. Este «precio» sin embargo, varía según el personaje, cuanto dinero posee y cuando tiempo estará en prisión.

Los reos han identificado dos modalidades para adquirir los servicios VIP. El primero es solo para el pago de un espacio privado en el reclusorio, específicamente en el segundo de los diez dormitorios que tienen el penal. A este primer precio se le sumarán todos los beneficios que se quieran incluir, como en un paquete. La segunda manera es a través de la «lista», pagándole a las autoridades del penal de forma recurrente. Esta modalidad permite acceder al Centro de Observación y Clasificación, dónde se encuentra Javier Duarte.

En este mismo reclusorio donde hay gente con tantos privilegios, se ha documentado cantidad innumerable de actividades ilícitas. Se han registrado actividades como el cobro por el pase de lista, uso de suelo, venta y distribución de droga, y uso de celulares para extorsiones.

Con información de Infobae.