Por cada mil casos de violencia sexual contra niños y niñas, solo uno es condenado

- Por

Las semanas recientes han sido todo un vaivén de agresiones contra menores en México. En la Ciudad de México, una adolescente fue presuntamente violada en una preparatoria de la capital; una niña fue abusada sexualmente por un sacerdote del catecismo; y un joven fue sentenciado a solo cinco años de prisión por violar a una mujer en Veracruz y para colmo, podría salir libre. Especialistas aseguran que de cada mil casos de abusos contra menores, solo uno llega a una sentencia condenatoria. La impunidad es del 99.9%.

Leyes de poca utilidad en contra de agresores

El problema principal reside en que las leyes mexicanas si bien sí tipifican el abuso sexual de niñas, niños y adolescentes como un delito, este no es considerado grave. A esto se viene a sumar lo difícil que es de probar y que prescribe a los pocos años.

Las estadísticas prueban que este delito es de hecho bastante común. Se presenta en todos los entornos y en la mayoría de los casos, por no decir casi todos, queda impune. Para tal efecto, la Comisión de Derechos de la Niñez y de la Adolescencia del Senado, presentará para el próximo periodo de sesiones del Senado, un paquete de reformas que busca combatir esta situación. El próximo periodo de sesiones empieza en septiembre.

Es importante mencionar que además es un delito con una gran cifra negra en lo que respecta a denuncias, aunada a una falta de información oficial al respecto. La razón detrás de esto reside en el hecho de que las víctimas tienen miedo a hablar por vergüenza y el ocultamiento de los casos es algo común. Esto fue expuesto en un foro realizado este miércoles en el Senado y que deja entrever la gravedad de la situación.

1 de cada 4 niñas y 1 de cada 6 niñas son violadas en México

La tasa de violación de niños y niñas en México asciende a 1,764 por cada 100,000 habitantes, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). De igual manera, cuando menos 5,000 menores por cada 100,000, sufren de tocamientos. Esto es que uno de cada cuatro niños y uno de cada seis niños sufren de violación antes de cumplir la mayoría de edad.

Por cada mil casos de abuso, apenas cien de ellos son denunciados ante la justicia; de estos, apenas 10 van a juicio y sólo uno llegará a condena. La impunidad es del 99% y si tomamos en cuenta la cifra negra, el número es aún mayor.

Los psicólogos especialistas en el tema señalan que un niño tarda aproximadamente 20 años en poder hablar de la violación que sufrió. Sin embargo, los códigos penales del país permiten que el delito prescriba a los 5 o 10 años. Es decir, en la mayoría de los casos es imposible proceder en contra de los perpetradores.

De acuerdo con la organización Early Institute, en 2015, 309 niños y adolescentes tuvieron que ser hospitalizados después de haber sido víctimas de una agresión sexual en México. Los tres estados con mayor incidencia de violaciones son los estados de Tlaxcala, Querétaro y Chihuahua.

Es el hogar el lugar más peligroso para los menores

El lugar dónde usualmente se dan estos casos son en el hogar, donde 6 de cada 10 suceden; 4 de cada 10 casos son en contra de menores de 15 años. Durante la primera infancia (hasta los 5 años) los perpetradores suelen ser: 30% los padrastros, 30% los abuelos; tíos, primos, hermanos o cuidadores el 40% restante. En edad escolar (6 a 11 años), el 30% de los abusadores son los mismos maestros y los sacerdotes otro 30%. En la adolescencia, de los 12 a los 17, el 80% de las víctimas sufren agresiones en entornos sociales como la vía pública, escuelas o fiestas.

Los estudios señalan que en el 93% de los casos, los niños pequeños están diciendo la verdad al momento de denunciar actos sexuales de adultos en su contra. Sin embargo, cuando hay manipulación por alguno de los padres en casos de divorcio, la falta de veracidad en su dicho se eleva hasta el 30%. A pesar de esto, los procesos legales desestiman la declaración de los niños al considerar que mezclan la fantasía con la verdad.

Se sabe que un agresor sexual llega a violentar cuando menos a 60 personas a lo largo de su vida, según especialistas que trabajan en personas detenidas por delitos sexuales. 40% de los agresores fueron violados durante su infancia. Uno de cada cinco niños violentados se convierte en agresor cuando crece.

Con información de Animal Político.