Varios estados del país desperdiciaron 5,000 millones que iban para salud

- Por

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) está dando de qué hablar en los últimos días debido a la publicación del informe de la Cuenta Pública 2018, el año de elección presidencial y también el último año de administración del Gobierno de Peña Nieto.

Entre los diversos gastos injustificados y los desvíos de recursos reportados por la ASF, resaltan los casi 5,000 mil millones de pesos destinados al sector salud que los estados desperdiciaron y no aplicaron como se debía.

Los recursos federales debían invertirse en los ciudadanos que no tienen acceso a la salud pública, en servicios sanitarios de los que no hay pruebas de que se hicieran, en pagos a personal médico que no fue localizado, y en beneficiar con estímulos económicos no autorizados a funcionarios.

El informe de la ASF revela cómo la Secretaría de Salud Federal y las 32 entidades federativas gastaron los recursos públicos provenientes del Fondo de Aportación para los Servicios de Salud (FASSA).

Este Fondo federal tiene como principal objetivo aportar dinero de la Federación a los gobiernos estatales y municipales en todo el país, para que éstas puedan dar servicios de salud a la población más vulnerable.

No justifican el gasto

El FASSA aportó en 2018 a los 32 estados más de 95 mil millones de pesos, para que mejoraran la calidad de atención a los pacientes y tuvieran suficiente abasto de medicamentos y materiales sanitarios con el que dar servicio a la población.

Sin embargo, en el gasto de ese dinero público, la Auditoría hizo observaciones por irregularidades en cómo se invirtieron 4 mil 932 millones de pesos, de los cuales, solo 81 millones fueron regresados a las arcas públicas, quedando aún por aclarar los 4 mil 853 millones restantes.

La ASF revela que la forma en que los estados desviaron el recurso fue que las administraciones estatales invirtieron miles de millones sin que luego aportaran la documentación que comprobara en qué se gastaron el dinero y cómo.

El top 5 de entidades que más cometieron esta irregularidad está liderado por: Baja California, Campeche, Chiapas, Chihuahua y Ciudad de México.

Con información de Animalpolitico.