Starbucks lanza moneda 40 veces más valiosa que el peso mexicano

- Por

Cuando entras a uno de estos cafés puedes notar que hay monedas de chocolate a 41 pesos. Starbucks se lanza de lleno con los sobreprecios de productos al ofrecer una moneda de chocolate mucho más valiosa que el peso mexicano. El costo de este postre-moneda es equivalente a más de dos dólares estadounidenses y poco menos de dos euros. 

Este producto sigue la tendencia del titán de la sirena verde por elevar los costos de ciertos productos. En un vistazo rápido a los estantes de Starbucks podemos ver que se vende una sola toronja en gajos a más de 40 pesos la unidad, cuando en un mercado normal con ese mismo dinero se pueden comprar casi dos kilos. Si bien no es una moneda real, la idea de que las personas compren una moneda de dulce a 41 pesos resulta interesante. 

Una quincena de trabajo en Venezuela

Starbucks ha logrado un éxito total en México, en donde suman más de 700 sucursales y en ascenso. Su moneda, si fuera una divisa oficial, estaría más de cuarenta veces mejor posicionada que el peso mexicano, dos veces más que el dólar y tendría un costo de 17,312 bolívares venezolanos. Según el salario mínimo del país gobernado por Nicolás Maduro, sería necesario trabajar toda una quincena en Venezuela para acceder a esta moneda de chocolate. 

Lo cierto es que hay personas que están comprando este nuevo postre de Starbucks que es básicamente azúcar, grasa y químicos saborizantes. Y es que, a diferencia de las monedas convencionales, la postre-moneda de Starbucks ni siquiera estaría amparada en cacao (que en el México antiguo tuvo gran valor), sino que es una mezcla de ingredientes regulares en la repostería empresarial. 

Se respalda en azúcar y saborizantes

Si las monedas (supuestamente) están respaldadas en oro, plata o incluso petróleo, esta postre-moneda que ofrece Starbucks sería una de las más costosas del mundo, teniendo en cuenta su nulo valor interno. Todo esto es una suposición de cómo operaría este postre en caso de ser una moneda de uso común. Pensándolo bien, una persona entrega 41 pesos a la cadena de cafés más famosa del mundo y recibe a cambio una moneda que no puede usar en absolutamente nada más, es decir, no es funcional (cuando la empresa sí utiliza el dinero recibido para pagar nómicas, pagar a proveedores o sumas millones a las cuentas de sus dueños). 

Esta postre-moneda nos deja ver el poco interés que se tiene actualmente por agregarle un valor real a productos de consumo rápido. Bajo este mismo concepto, Starbucks ha logrado insertar en el mercado mexicano cafés de calidad media a precios sumamente altos. Pero a los clientes parece no importarles, ya que esta cadena genera ganancias de 6.6 mil millones de dólares, tan solo en el primer trimestre del 2019.