Senadores aprueban la muerte digna en México

- Por

México ha dado un paso más en lo que respecta a legislaciones que protegen los derechos humanos, toda vez que el Senado de la República aprobara reformas para proteger la dignidad de enfermos terminales a partir de cuidados paliativos.

La reforma no es lo mismo que la eutanasia, ya que está centrada formalmente en reducir el dolor de los enfermos terminales para permitirles una muerte digna.

Por unanimidad, el pleno del Senado de la República aprobó una reforma al artículo 4 de la Constitución, que considerarán los cuidados paliativos como inclusivos y proteger los derechos humanos de ellos y sus familiares.

Con 109 votos a favor, esta legislación fue aprobada y remitida a la Cámara de Diputados para su revisión y, en su caso, aprobación, la cual parece inminente.

El objetivo es que la etapa final de la vida sea llevada con dignidad, sin importar el nivel socioeconómico, con garantías y respeto a los valores individuales, que se evite el daño y el dolor innecesario, lo que se puede lograr con medicamentos.

Este objetivo es completamente diferente a la eutanasia, ya que lo que busca es evitar el dolor de los pacientes en etapas delicadas de un padecimiento.

En la Ciudad de México ya existe un precedente, ya que se hizo lo necesario para poder llevar a domicilio el tratamiento con morfina para evitar dolores.

Algunos senadores aclararon que no se trata de un tema tabú ni que pueda generar mayor complicación, el objetivo final es el deber de las autoridades de evitar el dolor, que las agonías se atiendan con una calidad indispensable que cuide la dignidad de las personas.

La senadora del PAN, Alejandra Noemí Reynoso Sánchez destacó que la defensa de la vida es uno de los principios fundamentales que rigen a su partido, y manifestó su voto a favor, pues dijo que los cuidados paliativos representan un avance para los derechos humanos de las personas que padecen una enfermedad terminal.

Diferenció el tema de la eutanasia, que consiste en el consentimiento del paciente para que sea asistido en su muerte, mientras que los cuidados paliativos son un conjunto de acciones para ayudar a los pacientes a vivir su enfermedad con el menor dolor posible, y con una mejor calidad de vida.