Quiere limpiar de corrupción al PRI y tiene mansión irregular de 46 millones

- Por

De acuerdo con el periódico Reforma, Alejandro Moreno Cárdenas, actual gobernador con licencia de Campeche y aspirante a la presidencia del PRI, es propietario de una residencia con un valor de 46 millones de pesos, construida cuando aún era gobernador. El mandatario declaró haber ingresado en los dos años que duró la construcción, 5 millones anuales, aun así, los número no cuadran.

La mansión de Moreno Cárdenas

La casa cuenta con 1,900 metros cuadrados de construcción ubicado en la zona escénica de las playas de Campeche, sobre la Carretera Costera del Golfo. Los terrenos fueron adquiridos por Moreno cuando aún era diputado federal, entre 2012 y 2015.

El terreno se conforma de 13 predios distintos que en total suman 7 mil metros cuadrados en Lomas del Castillo, un fraccionamiento de alta plusvalía de Campeche. Actualmente el metro cuadrado de un terreno en dicho lugar se eleva a 3,500 pesos por lo que el terreno de Moreno Cárdenas ascendería a un valor de 22.8 millones de pesos.

Constructores y expertos en el mercado inmobiliarios consultados por Reforma aseguran que la construcción tuvo un costo mínimo de 12 mil pesos por metro cuadrado, dando un precio estimado a la edificación de 22.8 millones de pesos.

De acuerdo con la declaración 3de3 del ahora Gobernador con Licencia, Alejandro Moreno Cárdenas, adquirió el terreno a un precio muy inferior al estimado actualmente. De acuerdo con su declaración, lo habría adquirido a un costo de entre 595 y 1,645 pesos por metro cuadrado, es decir, a lo mucho, 6 millones de pesos por toda la extensión. Adicional a este terreno, su 3de3 registra la compra de una propiedad de 39,000 metros valuada en 155 mil pesos.

«Alito» como es conocido en Campeche, reportó ingresos anuales por 1,184,000 pesos por concepto de salario como Gobernador. Adicionalmente, «por otras actividades», no especificadas, obtuvo una ganancia de 4.1 millones de pesos. Aún si destinara el 100% de sus ingresos a la construcción, el dinero no sería suficiente. La obra fue terminada en 2017, mismo año en que recibió a Carlos Salinas de Gortari para una cena privada.

Moreno rechazó los cuestionamientos sobre sus propiedades, y rechazó dar más detalles al respecto, bajo el argumento de que su declaración patrimonial es pública.

«Un reverendo ladrón»

Entrevistado por Reforma, Adalberto Muñoz, notario y expresidente del Consejo Cívico Campechano, una organización que expone casos de corrupción en el estado sureño dijo que, los gobernadores de Campeche se ocupan desde las campañas, en ver qué negocios van a hacer. Dice que, se centran en desarrollar obras faraónicas para recibir «moches». Moreno Cárdenas anunció la estrafalaria cantidad de 23 mega obras en el Estado.

El presidente Andrés Manuel López Obrador en algún momento durante su campaña se refirió a Alejandro Moreno como «un reverendo ladrón». Los registros catastrales ponen en evidencia la adquisición de los lotes, que van del 50 al 52, del 86 al 92, los 15, 37 y 110. Su residencia quedó erigida en los lotes 86 al 90

«Es un gran corrupto, reverendo ladrón, se dedica a comprar votos y vive aquí en una gran mansión, y ahora sí como decía mi paisano Chico-Che: ¿Quién pompó?»
-Andrés Manuel López Obrador.

Visitas realizadas por el Reforma confirman que las propiedades de Moreno conforman todo el frente de una manzana del fraccionamiento, que cuenta con vigilancia privada y acceso restringido. Antes de ser Gobernador, Moreno habitaba en el Fraccionamiento Residencial Resurgimiento, cerca del malecón, en una colonia llamada Montecristo, detrás de la sede de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en Campeche.

Su anterior hogar contaba con tres habitaciones, tres baños, 210 metros de construcción y 228 metros de terreno; estaba valuada en 3.5 millones de pesos. Ya como gobernador, se mudó a Lomas del Castillo, a una residencia cerca de dónde se construía su actual mansión. A esta casa se le acondicionó una castea de seguridad exclusiva, adicional a la del complejo residencial.

Entre sus vecinos se cuentan con el ex delegado de Sedesol durante el gobierno de Felipe Calderón, Mario Ávila; quien también fuera candidato a la gubernatura de Campeche en 2009, cuando perdió contra Fernando Ortega. De igual manera, fue subdirector de Mantenimiento y Logística de Pemex, cargo por el que fue acusado en 2012 de favorecer a Oceanografía con contratos millonarios.

¿Una casa construída con moches?

Opositores y activistas anticorrupción en Campeche mencionan que la falta de fiscalización y los consecuentes «moches» en el desarrollo de obra pública, son la razón detrás del inexplicable enriquecimiento de Moreno Cárdenas y otros mandatarios anteriores a él. Adalberto Jiménez, nuevamente hizo referencia a cómo acuerdan los gobernadores sus «negocios».

«No puedo decir por qué se hizo un escándalo mayor (con la mansión de Moreno), pero no se justifica que él haya construido esa mansión. Existe una desvergüenza tremenda. Los Gobernadores de Campeche siempre se preocupan, en primer término, desde que están en sus campañas, por los negocios que van a hacer».
-Adalberto Muñoz

Yolanda Valladares Valle, líder moral del PAN en Campeche dijo que Moreno es conocido en el PRI no por sus atributos éticos, sino por lo contrario. Dice que tiene fama de perverso y corrupto. Dijo que en su momento intentaron de investigar la mansión de Moreno, pero el Congreso de Campeche no lo permitió. Asimismo, acusa que la Fiscalía Anticorrupción fue hecha a modo.

En sentido opuesto, el dirigente del PRD estatal, Víctor Alberto Amendola Avilés, justificó la adquisición de la casa por el gobernador con licencia. Dijo que ya había sido diputado federal y senador de la república, dijo que, gracias a esto, pudo haber obtenido los recursos.

«Había sido dos veces diputado federal y senador de la República, 12 años de parlamentario, y para bien o para mal, en México los ingresos de un parlamentario están muy por encima de la media nacional».

También apuntó a que, en comparación con otros exmandatarios, la casa de Moreno no es tan grande, pues, poniendo como ejemplo a Abelardo Carrillo, que adquirió una manzana, dijo que no le parece mucho. Dice que, en su estado, el que los gobernadores tengan casas grandes no es un tema tabú.

«Aquí en Campeche no es un tema que escandaliza porque la gente está acostumbrada que los gobernadores tengan casas grandes».