Cae el primero de los 32 superdelegados de AMLO

- Por

La misma semana en que Carlos Urzúa presentaba su renuncia al cargo en la Secretaría de Hacienda, Carlos Lomelí también renunciaba al encargo de delegado en Jalisco.

Ambas renuncias, con pocos días de diferencia, suponen ajustes dentro de la administración Federal, que poco a poco va encontrando obstáculos que parecían inexistentes.

El funcionario fue acusado señalado por supuesto conflicto de interés en licitaciones gubernamentales de medicamentos.

En mayo pasado un reportaje de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) señaló que empresas ligadas a familiares y colaboradores de Lomelí forman parte de una red de empresas que venden medicamentos a Gobiernos.

El también excandidato a gobernador negó que él o su familia estén involucrados en licitaciones gubernamentales.

Apenas el pasado 10 de julio, MCCI reportó que el exdelegado de Jalisco ha tenido acceso al manejo de una de las cuentas bancarias de la farmacéutica que siempre negó como suya, empresa a la que el actual gobierno federal ha otorgado contratos por más de 164 millones de pesos.

«Después de platicar con la familia y mis amigos, tras ello he presentado al Gobierno de la República mi renuncia de manera muy respetuosa al cargo de delegado”, dijo en entrevista.

“La única intención de que haya libertad, de que se hagan las investigaciones correspondientes, y parar ese golpeteo y violencia mediática y política que he estado recibiendo”, agregó.

Lomelí aseguró que se busca dañar al Gobierno de López Obrador a través de los textos de MCCI.

Movimiento interno

La renuncia de Lomelí tendrá efectos que Morena podrá aprovecha, ya que, según informan medios cercanos al excandidato, la renuncia serviría a Lomelí para atacar con más fuerza al gobernado de Jalisco, David Alfaro.

Con la prensa y los reflectores alejados de su figura, Lomelí podría mover los hilos de Morena, ya que su reemplazo será José Juan Soltero Meza, quien fue vocero y coordinador de campaña.

AMLO ironiza

El presidente Andrés Manuel López Obrador respondió en tono irónico sobre la renuncia del delegado del Gobierno Federal en Jalisco, Carlos Lomelí, tras un presunto conflicto de interés.

A su salida del Hospital Rural de Villamar en Michoacán, el mandatario respondió que quizá lo que venga después de esta dimisión sea “El fin del Mundo” y soltó una carcajada.

A bordo de su camioneta que lo trasladaría al Hospital Rural de Paracho, el Ejecutivo adelantó que el lunes hablará al respecto.


Etiquetas: