La captura del abogado del PRI salpica a dos altos mandos del PAN

- Por

Sergio Bustamante Figueroa asegura haberse percatado de las actividades ilícitas en Libertad Servicios Financieros, después de descubrir la venta ilícita de un inmueble en Querétaro. Lo anterior derivó en la detención de Juan Ramón Callado Mocelo por parte de la Fiscalía General de la República (FGR), acusado de operaciones con recursos de procedencia ilícita y delincuencia organizada.

El prestanombres de Peña Nieto

Bustamante dijo ante la FGR que detrás de la organización «delincuencial» en Libertad, podrían estar involucrados los expresidentes de México Enrique Peña Nieto y Carlos Salinas de Gortari. Adicionalmente, también acusa a dos fuertes figuras del PAN: el gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez Servién y el senador Mauricio Kuri González.

La orden de aprehensión girada en contra de Juan Ramón Collado y otras cuatro personas, incluyen comparecencias del demandante ante la FGR (Bustamante). En sus declaraciones dice que entre las investigaciones que él, personalmente realizó dentro de Libertad Servicios Financieros, se realizan «actividades ilegales» como el lavado de dinero. La declaración va de la siguiente manera:

«Me enteré por diversos medios de que a partir de la ilegal compra venta del inmueble de mi propiedad y utilizando los mismos recursos, dentro de Libertad Servicios Financieros se llevan a cabo actividades financieras ilegales, tales como transferencias de sumas muy importantes a entidades financieras del exterior, tales como España y Andorra, esquema que a decir de mis informantes es utilizado como método para blanquear dinero«. Mencionó Bustamante Figueroa en sus declaraciones.

Esquema que a decir de mis informantes es utilizado como método para blanquear dinero.

Bustamante también menciona que Juan Ramón Collado Mocelo; José Antonio Rico Rico, ex presidente de Cajas Libertad; y Javier Rodríguez Borgio, un empresario queretano; conservan la propiedad de Libertad Servicios Financieros a través de contratos privados celebrados entre ellos mismos. Afirma, de igual manera, que esto ha sido posible gracias a la complicidad de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), pues dice ha fallado «en intervenir y en su caso sancionar» a la institución financiera, a pesar de las denuncias.

El empresario dice que hay intereses ocultos dentro de la financiera, al grado de que algunas personas están ahí solamente para representar los intereses de personas ajenas. Dice que, en su momento, Rico Rico le mencionó que Collado es únicamente el prestanombres de Enrique Peña Nieto dentro de Libertad.

«Toda esta organización delincuencial tiene nombres y apellidos: Carlos Salinas de Gortari, Enrique Peña Nieto, Francisco Domínguez Servién, Mauricio Kuri González, Juan Ramón Collado Mocelo, Javier Rodríguez Borgio y José Antonio Rico Rico». De esta manera Bustamante acusó a todos los que considera involucrados en el fraude de la empresa financiera, ahora bajo investigación de la FGR.

En detalle sobre la supuesta participación de Collado como prestanombres de Peña Nieto, Bustamante dice que fue el mismo Rico Rico quien le mencionó esto en 2014. Asegura que pudo avistar el arribo de camionetas de valores cargadas con millones de pesos en efectivo, entrando a Libertad S.A. de C.V., hoy Libertad Servicios Financieros; Rico le informó que pertenecían a Peña Nieto.

«Me consta de manera personal que la persona que operaba todos los movimientos ilícitos dentro de la organización de Libertad (…) era Romeo Ovando, quien por mi cercanía a Rico Rico me di cuenta que aquel operaba movimiento financieros irregulares de Juan Collado Mocelo, incluso en una ocasión aproximadamente en los meses de octubre o noviembre de 2014, estando yo presente, llegó una camioneta de valores al edificio de Libertad, con varias cajas de efectivo, me comentó Rico que era dinero de Peña Nieto«.

Llegó una camioneta de valores al edificio de Libertad, con varias cajas de efectivo, me comentó Rico que era dinero de Peña Nieto.

La venta ilícita

(Diario de Querétaro)

La denuncia presentada y la investigación de Sergio Bustamente se dio a raíz del despojo que sufrió de una propiedad que tenía en conjunto con Rico Rico en Querétaro. La propiedad fue «tomada» por Libertad y dicen, el beneficiario de la transacción fue Juan Collado, así lo menciona el documento de la orden de aprehensión.

Los recursos producto de la venta fueron administrados por Tania Patricia García Ortega, quien transfirió los recursos consistentes en 156 millones, sin justificación aparente, a empresas propiedad de José Antonio Rico Rico. Adicionalmente, 24 millones de pesos fueron transferidos a Juan Collado como presidente del Consejo de Administración, sin razón alguna.

La orden de aprehensión girada es en contra de José Antonio Rico Rico, Juan Ramón Collado Mocelo, José Antonio Vargas Hernández, Roberto Isaac Rodríguez Gálvez y Tania Patricia García Ortega.

Bustamante asegura que parte del dinero fue entregado para la campaña para gobernador de Fernando Domínguez Servién, quien logró hacerse del puesto en 2015, de la mano del PAN. Bustamante asegura que le dijeron lo siguiente:

«Tu pinche parte del edificio y otros dineros se los dimos a Pancho Domínguez para su campaña».

El director de Libertad Servicios Financieros, Jesús Beltrán González, confirmó que se habían desviado cantidades importantes de recursos para el financiamiento de campañas electorales, a cambio de favores. Bustamante habla de más de cien millones de pesos, producto de la venta del edificio de Bustamante y los ahorradores.

Afirma que la Fiscalía de Querétaro no quiso investigar el caso y el intentar recurrir a Domínguez Servién fue completamente inútil. Dice que le mencionó un funcionario gubernamental que «no podía ni iba a intervenir».

Consulta la investigación completa en SinEmbargo.