Los negocios turbios del presidente del Real Madrid

- Por

Florentino Pérez es conocido mundialmente por ser presidente del Real Madrid, el equipo de futbol más popular del mundo, con fanáticos alrededor de todo el orbe. Lo que los fanáticos no saben es que Pérez también es dueño de Actividades de Construcción y Servicios (ACS), una empresa cuestionada en México por su forma de hacer negocios.

De acuerdo con una investigación de Pie de Página, Taula por México, Proceso y Eldiario.es, las 47 filiales de ACS en México, obtuvieron 16 contratos del Gobierno de Fox (2001-2006) por 6 mil 339 millones de pesos; en el sexenio de Calderón (2006-2012) existen registros de 43 contratos, por 44 mil 291 millones de pesos; y el Gobierno de Peña Nieto les otorgó al menos 27 contratos, por un monto total de 84 mil 709 millones de pesos. En total, más de 6 mil millones de euros sólo en contratos públicos en tres mandatos.

En el año 2017, en la administración de Peña Nieto, ACS se colocó como la segunda constructora más importante de México.  Los negocios de Florentino se centran, sobre todo en la explotación de petróleo y el gas. Pero los pozos y gasoductos son sólo una pequeña pieza del puzle: construcciones, parques eólicos, carreteras, presas hidroeléctricas, hoteles, toda una industria a expensas de los que menos tienen.

En México ACS acumula denuncias por malas prácticas y vulneraciones de derechos humanos, así como sobreexplotación de recursos naturales e incumplimiento de la legislación local, a pesar de que sus políticas anuncian y proclaman lo contrario.

Favoritismos y contratos

Pérez ha sido señalado por usar al Real Madrid para obtener contratos o favores; por el palco presidencial del Santiago Bernabéu ha pasado la plana mayor del futbol, la política y los negocios españoles e internacionales. Desde el rey de España, Felipe VI, hasta Angélica Rivera, la esposa del entonces presidente mexicano Enrique Peña Nieto, que en mayo de 2014 presenció allí un partido del Real Madrid.

Un año antes, el 9 de julio del 2013, Florentino Pérez se reunió en la residencia oficial de Los Pinos con el entonces presidente Peña Nieto. A través de un boletín de Presidencia, se informó poco después de esta reunión que Dragados, filial de ACS, firmó el contrato de un gran proyecto de construcción de plataformas marinas en los yacimientos petroleros de Campeche.

Según el Atlas Global de Justicia Ambiental (2018) hay 2.316 conflictos socioecológicos en todo el mundo relacionados con megaproyectos. Lo demuestran comunidades como Papantla, en Veracruz, en la que ACS participa de la explotación de pozos petroleros que contaminan el agua de la zona.

A finales de marzo de 2019, ACS se convirtió en la empresa española con más multas por amañar contratos, ante la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y en México hay al menos dos investigaciones abiertas en el nuevo Gobierno de Andrés Manuel López Obrador por contratos en los que está involucrada Avanzia, la marca madre de ACS.

Con infomación de Sinembargo.