Gobierno de AMLO va por los responsables de la tragedia ABC

- Por

En un hecho sin precedentes, el Instituto Mexicano del Seguro Social, presentó una denuncia en contra del ex gobernador de Sonora, Eduardo Bours por omisiones en la investigación del incendio de la guardería ABC, a 10 años de la tragedia.

IMSS denuncia a Eduardo Bours por omisión

Hace 10 años, un incendio acabó con la vida de 49 niños e hirió a 106 más, que se encontraban en la Guardería ABC en Hermosillo, Sonora. En ese momento gobernaba el estado, Eduardo Bours. El gobernador fue señalado como uno de los responsables de la tragedia, al ser él el encargado del funcionamiento del Sistema Estatal de Protección Civil.

En la querella presentada por el IMSS el pasado 22 de mayo, se acusa a Eduardo Bours por el delito de omisión al estar al frente de Protección Civil Estatal. En la querella se señala que el funcionario debió de haber implementado acciones para reducir los riesgos que pudieron haber evitado el desastre. «En consecuencia, su conducta omisa generó peligro para los bienes jurídicos titulados: la vida y salud de un grupo de especial vulnerabilidad: niños y niñas».

En el documento se cita el artículo 17 de la Ley General de Protección Civil, el cual menciona las autoridades que están a cargo de la integración y funcionamiento de los sistemas de protección civil, mismas que debieron velar por garantizar la seguridad del reciento.

Los administradores tenían nexos con la política local

La guardería había sido subrogada a particulares por parte del IMSS desde el 2001. A cargo de ABC, estaban Marcia Matilde Altagracia Gómez, familiar de Margarita Zavala; Gildardo Francisco Urquides, extesorero del PRI en Sonora; y Sandra Lucía Téllez Nieves, esposa del subsecretario de Ganadería en Sonora durante el gobierno de Eduardo Bours. Todos políticos del estado de Sonora.

La querella continúa y dice que se debió de verificar en primer lugar, la viabilidad de la guardería, pues esta se encontraba en una bodega acondicionada. A esto se sumaba que compartía pared con otra bodega, una de papel, y, además, se encontraba a escasos metros de una gasolinera en servicio, es decir, se encontraba en una zona altamente peligrosa para los menores en caso de una contingencia.

«Esa sola circunstancia actualizaba un riesgo latente y evidente de que la prestación del servicio no cumplía con las condiciones mínimas de seguridad, así como de protección civil, en consecuencia, el riesgo existente en la guardería se fue elevando de manera paulatina, resultando de una cadena concomitante de errores en el tiempo, hasta que se presentaron los hechos que nos ocupan«.

En el mismo predio dónde se hallaba la guardería, se había instalado una bodega de archivos del Departamento de Control Vehicular de la Secretaría de Hacienda de Sonora. En dicho lugar, se resguardaban placas de vehículos. Los peritajes realizados hallaron que fue en dicha bodega dónde inició el incendio que terminó con la vida de 49 niños en 2009.