Peña Nieto recibió 40 alertas sobre anomalías de Emilio Lozya y no hizo nada

- Por

Durante los cuatro años que el polémico Emilio Lozoya Austin estuvo al frente de la paraestatal Petróleos Mexicanos, la Auditoría Superior de la Federación lo señaló en 40 ocasiones por diversas anomalías. Entre ellas destacaron anomalías en: firmas de contratos, ejecución de obras y manejo de instalaciones de la petrolera y sus divisiones. Las investigaciones realizadas por Sin Embargo, descubrieron que los peores casos se registraron entre 2015 y 2016, cuando Lozoya dejó su puesto como director de Pemex.

Decenas de señalamientos, nulas acciones

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) advirtió a la federación de pagos indebidos, compras de gas natural sin la medición adecuada (se compraba más de lo que se recibía), proyectos abandonados después de iniciados, entre otras muchas cosas. De igual manera se señaló que la petrolera estaba produciendo aceites de mala calidad, lo que podría derivar en el fracaso de la Reforma Energética. Nadie hizo caso.

La ASF acusa que la petrolera insistió en realizar negocios poco factibles; se realizaron donativos sin sentido alguno que no pudieron ser deducidos; publicidad en la que no se promocionó a la empresa; 700 carros jamás entregados. Petróleos Mexicanos fue advertido en muchas ocasiones de no realizar negocios por poco fiables y carentes de seguridad, la petrolera aun así los realizó y además los libró de toda responsabilidad a través de cláusulas para tal efecto.

Debido a la ausencia de documentos de adhesión a códigos de ética y conducta y de prevención de conflicto de intereses, así como un portal anticorrupción operativo, derivó en que Pemex pudiera realizar operaciones con empresas sancionadas por la Secretaría de la Función Pública.

La ASF asegura que esto llevó a pagos duplicados y pérdidas contables hasta por 2 mil millones de dólares. Destaca el caso de una plataforma de perforación que costó 2 mil millones de pesos que quedó inmovilizada por 541 días después de haber sido entregada. De igual manera, se hallaron procesadores de gas obsoletos trabajando al 49.2%.

La auditoría señala que Pemex fue blando en la recepción de los proyectos, pues muchas veces se pagaron y jamás se entregaron. Las fechas de entrega fueron flexibles y las empresas que no cumplían no se les multaba o simplemente se cambiaban las fechas del contrato, aumentando el monto a favor de la contratista.

Otro de los hallazgos revelaron la existencia de almacenes con tecnología adquirida por Petróleos Mexicanos que jamás se utilizó. Derivado del pago de materiales a una consultoría, posteriormente Pemex no justificó varias adquisiciones de emergencia, que, por esta misma naturaleza, terminaron con el abandono del equipo.

Finalmente, la ASF encontró que los helicópteros de la petrolera fueron usados por 3,033 pasajeros no registrados, y con fines del todo menos claros. También se realizaron pagos a supuesto personal en el extranjero que jamás acreditó haber salido del país y cursos jamás impartidos para el personal de Pajaritos. En resumen, un verdadero desastre en la empresa. Y, aun así, las irregularidades continuaron hasta el último día de la administración de Lozoya.

El final de una era de profunda corrupción en Pemex

Lozoya Austin renunciaría a Pemex en medio del escándalo de sobornos de la española OHL y la red de Odebrecht, dónde el funcionario fue señalado en varias ocasiones. El director promovió siete amparos y suspensiones que lograron evitar que fuera a prisión por varios años. Fue hasta hace unas semanas que la FGR por fin logró girar una orden aprehensión en su contra. Ahora es prófugo de la justicia mexicana.

La Fiscalía logró que se le relacione con el caso Fertinal, dónde Pemex habría pagado un sobreprecio de casi el 1000% por una planta de fertilizantes. El dueño de la empresa vendedora, Alonso Ancira de Altos Hornos de México (AHMSA), se encuentra detenido en España por fraude contra Pemex. El expresidente de México, Enrique Peña Nieto es acusado por fraude a Pemex en los Estados Unidos por parte de la Securities and Exchange Comission (SEC). Este podría ser el mayor escándalo de corrupción en la historia de México, en la otrora poderosa paraestatal mexicana, considerada en su tiempo, una de las empresas más grandes de América Latina.