Encuentran nuevo desfalco de la Sedatu por 2,000 millones en la era Peña Nieto

- Por

Una vez más, la Auditoría Superior de la Federación (ASF), encontró irregularidades en la administración del expresidente Enrique Peña Nieto, específicamente en la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).

Como expone la ASF, en 2017 la Sedatu tuvo presuntos gastos irregulares en proyectos de infraestructura y otros rubros por 2 mil 390.76 millones de pesos, los cuales estarían vinculados al millonario esquema de desvíos conocido como La Estafa Maestra.

Los movimientos irregulares apuntan a la Dirección General de Programación y Presupuestación (DGPP), que dirigía Francisco Báez Álvarez y que por sus responsabilidades enfrentó un proceso penal.

Báez Álvarez era el responsable de liberar los recursos públicos; en el caso de la Estafa Maestra, autorizó dar dinero a universidades públicas que supuestamente harían servicios para la dependencia, pero que en realidad no se hicieron.

A pesar de sus responsabilidades, un juzgado federal determinó no vincularlo a proceso porque no había suficientes pruebas para comprobar el delito de ejercicio indebido del servicio público.

Las irregularidades

En todos los casos que la ASF encontró respecto al uso indebido de recursos públicos hay una tendencia: no hay registro de que los servicios contratados hayan sido otorgados o concluidos.

Por ejemplo, en 2017 la DGPP transfirió indebidamente a delegaciones estatales de la Sedatu mil 173 millones 317,407 de pesos, sin conocer plenamente el destino que se les iba a dar.

La Secretaría, acusó la ASF, no acreditó o comprobó con documentos, que dichos recursos se hayan utilizado para obras de infraestructura. El dinero se destinó para obras supuestamente realizadas el año previo, en 2016.

Los presuntos desvíos en la Sedatu llegaron a tal grado, que incluso no se pudo comprobar que se hayan obtenido bienes y servicios como impresión de material informativo, arrendamiento de vehículos, honorarios y prestadores de servicios profesionales, por los que pagó 316 millones 852 mil pesos.