Lo que hice no es grave ni amerita prisión: Emilio Lozoya

- Por

A través de un escrito de cuatro páginas en Twitter, el ex director de Petróleos Mexicanos, Emilio Ricardo Lozoya Austin, anuncia que no comparecerá ante la justicia mexicana argumentando que «no existen las condiciones ni garantías legales para hacerlo». Lozoya Austin es acusado por los delitos de cohecho, defraudación fiscal y lavado de dinero. Está directamente relacionado con el fraude de Altos Hornos de México durante la adquisición de la planta de fertilizantes Agro-Nitrogenados.

«No existen condiciones ni garantías legales para hacerlo»

A través de nueve puntos, Emilio Lozoya Austin trata de explicar las razones por las cuales él y su hermana, Gilda Susana, no comparecerán ante el Juez de Control, después de que se colocara como condición su comparecencia para la suspensión de la orden de aprehensión en su contra. El exfuncionario asegura que el o los delitos por los que se le acusan, no ameritan prisión preventiva ni son graves.

Acusó a la Policía Federal Ministerial de haber cateado la casa de sus padres, aún a sabiendas que su hermana, Gilda Susana ya no vivía ahí, sino que se había mudado después de haber contraído matrimonio. Argumenta que, en otras ocasiones, él había comparecido sin problema, pues en esos momentos, asegura, sí había las condiciones para hacerlo. Es importante mencionar que fue citado en diversas ocasiones por la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE) y la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delitos Federales (SEIDF).

Adicionalmente, dijo haber solicitado una copia de la carpeta de investigación en su contra, con el fin «de tener pleno conocimiento de lo que se me imputa y por qué se me imputa», mas nunca la recibió. Acusa a la FGR de haber violado sus derechos como acusado, pues en dicha carpeta se encuentra la información de dónde se origina la orden de aprehensión en su contra y la orden de cateo girada recientemente.

Se justifica diciendo que todo se trata de una persecución política en su contra

Como es posible ver en tuits pasados, Emilio Lozoya Austin ha venido acusando que es víctima de «una persecución mediática» desde 2017. En la carta, dice que esta «persecución» obedece a «intereses», que según, el «develará en su momento». No hace señalamientos ni menciones respecto a quienes son aquellos que han supuestamente orquestado una campaña en su contra.

Posteriormente, vuelve a justificarse para no presentarse a la audiencia de control, pues según Lozoya, lo «van a vincular a proceso» y «dictar prisión preventiva justificada». Señala que todas las denuncias en su contra, haciendo énfasis en el caso de AHMSA y Pemex, obedecen a una supuesta persecución política en su contra.

Finalmente, hace referencia al recientemente revelado escándalo entre AHMSA y su esposa, por la compraventa de una propiedad en Ixtapa Zihuatanejo, valuada en más de 1.8 millones de dólares y que fue adquirida días después de la transacción para la adquisición de Agro Nitrogenados. Eso sin contar que las cuentas relacionadas, al parecer tienen nexos con otros escándalos como los de Odebrecht y OHL, de los cuales Lozoya también ha sido señalado como un factor clave.

Concluyó diciendo que acudirá a declarar, siempre y cuando la «Fiscalía General de la Nación le de las garantías a las que tiene derecho». Añadió que ya giró instrucciones a sus abogados para dar a conocer el estado en que entregó la Empresa Productiva del Estado como su titular.