Elecciones 2019: mañana se define el futuro político del PAN y el PRD

- Por

Se trata de la primera elección de peso después del aplastante triunfo de Morena en 2018. Con el tablero político reorganizado, los partidos tradicionales han entrado rápidamente en dos crisis: financieras y de votantes. El día de mañana se votan dos gubernaturas, varios puestos de diputaciones locales y algunos ayuntamientos.

La fecha es clave para saber qué pasará con el PRD, la fuerza política mexicana más cercana a la quiebra después del 2 de julio del año pasado. Los amarillos quedaron reducidos a migajas después de aliarse con sus eternos rivales, Acción Nacional. No ganaron la presidencial, ninguna gubernatura y apenas tienen presencia en las cámaras legislativas. Recordemos que la crisis del partido amarillo ha provocado renuncias masivas: les quedan solo 3 senadores.

Día clave para el PAN

El otro partido que podría hundirse es el PAN. El 2018 les dio un golpe electoral del que no han podido reponerse y en medio de esa crisis han intentado lanzar a sus candidatos para renovar gubernaturas en Puebla y Baja California. Las encuestas los ponen en segundo lugar, después de Morena, el partido que encabeza el gobierno federal y que se adueñó de las mayorías en las cámaras alta y baja.

https://twitter.com/Eleccionesymas/status/1134850282347814912

Los azules saben que una posible derrota en estos dos territorios los dejarían mal parados para las elecciones intermedias.

Lo cierto es que Baja California y Puebla han sido territorios históricamente panistas. El desempeño de Rafael Moreno Valle y Antonio Gali sumieron a los poblanos en una crisis de violencia, con el nacimiento de cárteles del huachicoleo (lo que generó inseguridad, secuestros, feminicidios y una crisis económica local). En Baja California, el gobierno de Francisco Vega ha endeudado a los locales durante décadas. El PAN ya no seduce, según las últimas métricas.

Barbosa, el candidato morenista en Puebla, aventaja con 54% de las preferencias electorales. En el norte, el candidato morenista también domina en las encuestas (todo esto a pesar de las pruebas de que apoyó al partido de Donald Trump en Estados Unidos). Pero detrás de la batalla PAN contra Morena está un tema fuerte: el PRD ya no figura como líder en solitario. En el caso poblano, tuvieron que aliarse al PAN nuevamente para asegurar votos. En Baja California los perredistas van en solitario, con cifras diminutas.

Dependiendo de los resultados de mañana, se podrá saber qué fuerza mantiene el PRD a niveles estatales y si es posible que el PAN se levante como el gran partido opositor a Morena. Una derrota de ambos podrá marcar la desaparición del perredismo como lo conocemos: acumulan deudas históricas, hay crisis interna y nadie quiere ser su presidente nacional. En el PAN todo puede cambiar: la pérdida de Baja y Puebla sería letales para la oposición conservadora.