Crisis en el caso Lozoya: el priista y el fiscal comparten el mismo abogado

- Por

Dos nombres unen Emilio Lozoya Austin y a Alejandro Gertz Manero: se trata de los abogados Javier Coello Trejo y su hijo Javier Coello Zuarth, los cuales defienden al exdirector de Pemex de las acusaciones hechas por la Fiscalía General de la República (FGR), presidida por Gertz; y al mismo tiempo, ambos abogados son apoderados legales del fiscal general.

Esto implica que mientras los abogados Coello defienden a Lozoya, también miran por los intereses de Gertz Manero, dado que son apoderados legales del fiscal desde 2015, cuando este les otorgó un amplio poder para presentar a su nombre una denuncia penal e investigar el deterioro de salud y posterior muerte de su hermano Federico, quien falleció a los 82 años de edad.

Casi dos años después de que se otorgó ese poder, en 2017, Emilio Lozoya contrató los servicios de los mismos abogados cuando estalló en México el escándalo de Odebrecht y Lozoya fue acusado por funcionarios brasileños de recibir enormes cantidades de dinero en sobornos.

Niegan conflicto de interés

Aunque el caso de la muerte del hermano del fiscal continúa abierto y atendido por los abogados Coello, Javier apunta que no existe ningún conflicto de interés:

“Obviamente yo sigo manejando el asunto, no existe ningún conflicto de interés, esto es un asunto del fuero común, yo en el libre ejercicio de mi profesión puedo defender a quien yo quiera”, dijo Coello.

Apenas en marzo pasado, Javier Coello Zuarth, ya con Lozoya como cliente, se presentó ante la Procuraduría capitalina a rendir una declaración a petición de un representante legal de Gertz Manero, como parte de una denuncia presentada desde 2016 en contra de los agentes del Ministerio Público (MP) que habían intentado cerrar el caso de su hermano.

En entrevista, Gertz Manero descartó que la relación con Coello Trejo pueda representarle un conflicto de interés, aunque decidió no hacer público este vínculo en la declaración en la que, por ley, los funcionarios deben plasmar los intereses contraídos al asumir el cargo.

Sin embargo, el fiscal también señaló que en este momento el abogado Coello no está llevando actualmente en el caso de su hermano, ya que éste fue retomado por otros abogados en diciembre de 2017.

A pesar de estas declaraciones, los nuevos abogados del caso fueron asignados por el propio Coello Trejo, quien además, sigue figurando como apoderado de Gertz en esa averiguación previa.

Cuestionado vía telefónica, el fiscal señaló que sería prudente retirar los poderes a los abogados Coello: “Tiene usted toda la razón. Evidentemente, imagínese si en ese momento iba yo a saber que este abogado iba a defender a una persona a la que nosotros estamos enfrentando. Imposible de saber, pero creo que es una buena reflexión, voy a pedir que le cancelen todos los poderes”, dijo.

Coello señaló que aunque como abogado y fiscal, puedan darse “hasta con la cubeta en lo jurídico, eso no quiere decir que no sea mi amigo y que exista conflicto de interés”.

“No se puede acusar ni al doctor Gertz ni a mí de que exista conflicto de intereses porque entonces tendría yo que renunciar a los 300, a 350 casos que llevo yo en la Fiscalía porque es mi amigo”, puntualizó.

Con información de animalpolitico.