¿Qué ha hecho el PRI con sus exgobernadores corruptos?

- Por

Según datos de SinEmbargo.mx, durante los últimos años, por lo menos 28 ex gobernadores priístas fueron acusados de irregularidades y corrupción, sin que, hasta el momento, se sepa lo que el órgano político ha hecho al respecto.

Durante recientes días, casos como los de Roberto Borge de Quintana Roo y Roberto Sandoval de Nayarit volvieron a poner el dedo sobre la llaga, en cuanto al presunto encubrimiento del organismo político.

Priístas acusados

Ante este panorama, en BREAKING.com.mx nos dimos a la tarea de realizar un recuento sobre qué ha hecho el Partido Revolucionario Institucional (PRI) con sus ex gobernadores acusados de corrupción.

Aunque, es preciso indicar que buena parte de los políticos acusados fueron expulsados; la mayoría, continúan ejerciendo cargos en el PRI, cambiaron de partido o simplemente fueron deshabilitarlos de la función pública.

Respecto a los casos en los que abiertamente el organismo político expulsó a los ex gobernadores, el Comité Ejecutivo Nacional y la Comisión de Justicia Partidaria decidieron dar la espalda los políticos, por el conflicto de interés que representaba su filiación al PRI.

Rodrigo Medina, ex gobernador de Nuevo León es uno de los primeros en la lista, ha sido acusado y exonerado en varias ocasiones por el delito de uso indebido de la función pública a favor de Kia, una compañía japonesa, quien puso una planta automotriz en la entidad, durante su gestión. Pese a ello, se mantiene como un integrante tricolor.

El ex gobernador de Tamaulipas, Eugenio Hernández, quien fue acusado de asociación delictuosa para cometer lavado de dinero, es otro de los casos. Al respecto, la Comisión de Justicia Partidaria emprendió un proceso sancionador contra Hernández en 2018, que no pasó a mayores.

Ex gobernadores en la mira

En días recientes, el ex gobernador de Nayarit, Roberto Sandoval volvió a llamar la atención del PRI, cuando el Departamento del Tesoro de Estados Unidos lo ligó con el Cártel Nueva Generación de Jalisco (CNGJ).

Tras el congelamiento de sus cuentas bancarias, Enrique Díaz, presidente del PRI en Nayarit, exigió a Sandoval que responda a las acusaciones y que sea llevado ante la justicia, lo que indica un revés de parte del tricolor hacia el político.

Otro de los casos polémicos es el de Roberto Moreira, ex gobernador de Coahuila y ex Secretario de Organización del PRI, quien ha sido acusado en varias ocasiones por manejos irregulares durante su gestión, sin que, hasta el momento, el PRI haya emitido alguna opinión al respecto.

Acusado de irregularidades en el gasto público durante su gestión, el ex gobernador de Hidalgo, José Francisco Olvera Ruiz fue nombrado en 2018, líder del partido en la Ciudad de México.

Fausto Vallejo Figueroa, también se vio envuelto en la polémica por presuntas irregularidades; pese a ello, el PRI no tomó cartas en el asunto y ahora Vallejo figura entre la militancia de Encuentro Social (PES) y del Trabajo (PT).

En octubre de 2018, Mario Anguiano, ex gobernador de Colima fue inhabilitado por el Congreso local para ejercer cargos públicos por 23 años y recibió varias multas por 45 millones de pesos por las irregularidades presupuestarias de su gestión entre 2013 y 2015, ningún militante ha solicitado su expulsión del PRI.

Expulsados del PRI

Caso contrario, es el de Roberto Borge, quien lleva 22 meses en prisión, acusado de desvío millonario de recursos, lavado de dinero y aprovechamiento ilícito del poder; cargos bastante graves, que obligaron a su expulsión del PRI en 2018.

Javier Duarte es otro de los expulsados, en 2016, tras ser acusado de asociación delictuosa y operaciones con recursos de procedencia ilícita, después de una serie de cuestionamientos políticos.

El siguiente caso es el de Tomás Yarrington, ex gobernador de Tamaulipas que fue detenido en Italia en abril de 2017, por ser acusado de colusión con el crimen organizado.

El Comité de Justicia Partidaria del PRI lo expulsó en 2016 porque violó los estatutos del partido, así como su código de ética y cometió actos de falta de probidad durante su gestión.

Otras de las más recientes expulsiones, apenas ocurrida en enero de 2019 es la del ex gobernador de Chihuahua, César Duarte, quien tiene 11 órdenes de aprehensión vigentes y se mantiene fuera del margen de las leyes mexicanas en Estados Unidos.