El PRD truena: quedan 3 senadores amarillos y suena la desaparición

- Por

Sonaban otros temas más fuertes a nivel nacional como para detenerse a analizar qué pasa con el partido amarillo. El PRD acaba de sufrir un gran golpe con el abandono de Leonor Loyola, la senadora que a partir de ayer salió corriendo de una bancada que apenas tenía a cuatro integrantes. Su salida marca un quiebre total para la diminuta representación de los perredistas en la cámara alta.

Esta partida deja solamente a tres senadores amarillos en el senado, una muestra clara de que los senadores no quieren formar parte de un partido que parece próximo a desaparecer. Para defender al PRD salió solo y con voz tranquila su líder en el senado, Miguel Ángel Mancera. El exjefe de gobierno capitalino afirmó que la partida de Loyola duele, pero que el perredismo seguirá vivo aunque sea con dos senadores.

Mancera dejó ver que de los tres perredistas que quedan, uno más podría abandonar al partido en los próximos días. Actualmente sobreviven el michoacano Antonio García, el tabasqueño Manuel Fócil y el hombre que gobernará la Ciudad de México. Debemos mencionar, además, que Mancera no es militante del perredismo, ya que no se encuentra afiliado al partido hasta el momento. Esto deja ver la debacle del partido amarillo.

Prometen seguir vivos

Los altos mandos del PRD aseguran que el partido no está muerto y que se viene un cambio profundo en la fuerza política. Con un nuevo nombre o logos, los amarillos aún quieren competir para las intermedias del 2021, en donde esperan regresar para hacerse de un buen número de curules en ambas cámaras legislativas. Lo cierto es que el PRD atraviesa por una crisis financiera y de militantes nunca antes vista, y es que aún no se perdona la alianza con el PAN en las federales.

Otro de los perredistas de renombre en el senado ha dicho adiós. Juan Zepeda, el hombre que despertó simpatías para el sol azteca en su competición por la gubernatura del Estado de México ha dicho adiós al PRD. El hombre que podía encabezar la imagen del nuevo sol azteca se ha bajado del barco justo cuando la crisis parece insoportable. Zepeda anunció que se irá a las filas de Movimiento Ciudadano, noticia que confirmó Mancera en entrevista.

Errores imperdonables

Después de gobernar la capital del país, Miguel Mancera quería lanzarse por la presidencial del país. Pero detrás de su gobierno hay altas cifras de corrupción, violencia e inseguridad, elementos determinantes para tapar las intenciones del perredistas por la candidatura presidencial (un error que terminó en manos de Ricardo Anaya, repudiado por la militancia amarilla).

Ahora como líder del perredismo en la cámara alta, Mancera permanece como un ejemplo de que las malas decisiones pueden llevar al truene de un partido político.

Con información de La Política Online.