Obrador reajusta su austeridad y promete 6,300 millones de ahorro

- Por

Imagina que logras ahorrar esa cantidad, pero que también debes reactivar la economía de un país plagado de deudas y corrupción. El presidente mexicano ha tenido que pasar de la austeridad republicana a un modelo que casi roza la pobreza franciscana. Para lidiar con una deuda de 10 billones de pesos, el nuevo gobierno debe apretar el cinturón a límites asfixiantes.

Un nuevo reajuste al plan de austeridad deja ver una avanzada para apoyar a Pemex. La petrolera mexicana es la gran apuesta del obradorismo y se espera que los nuevos ahorros generen 6,300 millones de pesos. De esta cantidad, la mayoría del dinero recaudado irá a la petrolera que habrá de sanar las finanzas del país, promete el tabasqueño. Lo cierto es que la cifra representa un pequeño porcentaje del dinero total que necesita Pemex para nivelarse.

Los nuevos ajustes

Con recortes salariales, despidos de personal por contrato, menos compras de vehículos de lujo, recorte de seguridad privada, menos viajes y ahorros en prácticamente cada secretaría del ejecutivo, se pretende generar ahorros que antes iban directamente a la cartera de funcionarios. La medida ha sido presentada por el secretario de economía y la secretaria de la función pública, ambos prometieron un sexenio plagado de ahorros. El presidente ya aplicó un recorte grande a la publicidad oficial, esperando poner el ejemplo.

Las nuevas medidas de austeridad apuntan a sectores específicos. Una de las nuevas órdenes es eliminar las direcciones generales adjuntas de la Administración Pública Federal. Además, se recortarán el número de asesores que pueda tener un legislador o persona en cargo políticos, y también se planea despedir a las personas que no cuenten con plazas en el gobierno.

La oposición no está conforme

Claramente esto ha enfurecido a la oposición desde que se mencionó por primera vez un ahorro del ejecutivo. Los partidos opositores como el PRD, PRI y PAN rápidamente usaron sus números legislativos para frenar el recorte salarial en el poder judicial. Además, funcionarios de alto rango en la comisión de derechos humanos o el INE presentaron rápidamente amparos para mantener sus sueldos mayores a 108,000 pesos mensuales.

Las partidas que sufrieron nuevos recortes son las destinadas a la publicidad oficial (954 millones de pesos menos), la investigación interna (253 millones menos), viáticos de funcionarios públicos (205 millones menos) y combustibles y aditivos para vehículos y naves oficiales (177 millones de recorte). Algunas partidas tuvieron recortes del 50%, como la subcontratación de terceros o los servicios de telefonía celular.