Demandan a la PGR en tiempos de Peña Nieto por proteger desvios del PRI

- Por

La trama del caso Chihuahua es actualmente el caso más sólido para lograr detener a la cúpula del PRI. En el partido tricolor han estado agotando recursos para que el tema se evapore entre otros escándalos, pero el gobernador de Chihuahua se ha mantenido en constante avance legal para dar con los responsables del desvío de 250 millones de pesos que terminaron en el partido tricolor.

Javier Corral se ha armado de pesos pesados de la abogacía mexicana para lograr detener a César Duarte, Luis Videgaray, Manlio Fabio Beltrones e incluso ir detrás del expresidente Enrique Peña Nieto por tejer, juntos, una trama que hizo pasar dinero de hacienda a apoyos sociales en un estado norteño, mientras todo fue desviado hasta los bolsillos del partido más antiguo de México. Para ir detrás de los culpables, ahora se ha demandado a la PGR.

El panista asegura que el exprocurador Alberto Elías participó de forma activa para evitar que un acusado clave permaneciera en prisión. Con estos señalamientos, se levantó una denuncia en contra de la élite PGR en tiempos de Peña Nieto. “Hubo protección”, señala el gobernador de Chihuahua, asegurando que la fiscalía mexicana debe investigar de inmediato a sus predecesores en la extinta procuraduría.

Se acusa de operar para que cinco elementos del ministerio público se ausentaran a una audiencia definitiva, en donde habría de decidirse el futuro penal del contador priista Alejandro Gutiérrez. Este último logró evadir la cárcel hace unos meses, a pesar de toda la evidencia en su contra, pero hace unos días fue enviado a prisión nuevamente. Corral espera que detrás de esta detención se suelten los otros nombres que hicieron posibles la desaparición de los 250 millones.

Todo el esfuerzo del panista por atrapar al Duarte del norte y sus cercanos en el PRI podría llegar incluso a instancias internacionales. Recordemos que el gobierno de López Obrador prometió al inicio que rápidamente atendería la solicitud de extradición de César Duarte, algo que no ha ocurrido ni con la creación de la primera fiscalía mexicana.

La urgencia de Corral es la de concluir con esta detención, y las que pudieran generarse, antes de abandonar el cargo. El panista está convencido en que es la pieza más estable dentro del PAN para competir en el 2024 por la presidencial del país. La detención de César Duarte y los avances en el caso Chihuahua serían su carta más fuerte de presentación en su futuro político.