Mina de Grupo México contamina nuevamente un río en el país

- Por

Estamos hablando de la empresa minera más poderosa de México. Con la carga del ecocidio del río Sonora a sus espaldas, esta empresa liderada por Germán Larrea está de nuevo acusada de contaminar un río nacional. Todo ocurrió en Zacatecas, en donde un cúmulo de desechos químicos para la extracción de minerales terminó en las aguas del río «el salado».

De nueva cuenta se trata de un derrame que se pudo haber evitado si la minera mantuviera mejores controles y vigilancia interna. La información ya fue alertada por la Profepa, quienes investigaron el río afectado y concluyeron que los desechos recorrieron al menos 750 metros del agua limpia cercana a la mina. Todo esto sucede en la comunidad de San Martín.

Un río más, además del Sonora

Recordemos que buena parte de las extensiones de una mina en México están ubicadas cerca de ríos o lagos cercanos, mismos que son utilizados por los habitantes cercanos para agricultura u otras actividades. Es por eso que resulta riesgoso un derrame de líquidos provenientes de una mina, ya que están cargados de sedimentos peligrosos que se mezclan con el agua.

La Profepa reconoció que hubo un gran daño ecocida al río zacatecano, pero no apuntó a la empresa responsable por la agresión al medio ambiente. Lo que sí se mencionó a fondo fue que todo se debió a una falla en el mantenimiento interno de la mina, perteneciente a las unidades de Grupo México, según información de la revista Proceso.

Una falla en las válvulas, dicen

“Según los encargados de la unidad, se habría ocasionado una falla en las válvulas para el relleno hidráulico y el consiguiente derrame”, informa el semanario. Con esto, la Profepa deja ver una total responsabilidad de la minera de Germán Larrea en el acto. Hasta el momento, Grupo México no se ha hecho cargo completamente por el ecocidio en el río Sonora, y tampoco ha dado declaraciones al respecto sobre esta nueva tragedia.

La contaminación de este río fue alertada desde hace semanas por los pobladores de la comunidad de San Martín. Gracias a la insistencia de estos habitantes perjudicados por la contaminación de la actividad minera fue que la Profepa realizó una investigación profunda. El resultado es un acto más en donde la minera más poderosa del país termina esparciendo sus desechos en un río limpio.

Con información de Proceso.