El futuro de Manuel Velasco, ¿a la cárcel o al gabinete presidencial?

- Por

Un rumor en redes sociales indignó a buena parte de los comunicadores mexicanos y sociedad en general. Se declaraba que Manuel Velasco sería el próximo titular de la Semarnat, después de que la renuncia de la extitular por un claro acto de abuso de poder. La noticia era solo un rumor pero dejó en claro algo: el chiapaneco lleva meses buscando simpatías que insertarse en el gabinete de López Obrador.

Las críticas en contra del gobernador de Chiapas aseguran que debería estar en la cárcel, antes que pensando en entrar al círculo político más poderoso de México. Y es que Velasco deja un estado dañado por la deuda, el nepotismo y los graves daños del gobierno “ecologista” a la selva Lacandona. Velasco aún debe responder por el despilfarro de más de 477,000 millones de pesos durante su gobierno (el único del PVEM).

Para salvarse de cualquier investigación en su contra, el aún gobernador se insertó en la lista de senadores plurinominales de su partido. Renunció a la gubernatura para tomar posesión en el senado mexicano y, pocos días después, solicitó regresar a terminar su gobierno estatal. Esta medida fue avalada por la mayoría morenista, a pesar del claro oportunismo de Velasco. Lo cierto es que el verde tiene una relación bastante buena con el presidente, por lo que el rumor de su llegada al gabinete presidencial enfureció a todos.

El gobierno en Chiapas de Manuel Velasco está atado al despilfarro. Siguiendo las costumbres del priismo, el gobernador ha derrochado 158% más en publicidad oficial y al menos 420% más en fiestas oficiales. Todo esto mientras los chiapanecos viven una de las crisis laborales, sociales y de pobreza más grandes en los últimos años. Chiapas es uno de los estados con más pobreza extrema en el país.

Desde hace años que pobladores de Chiapas exigen un juicio político a Velasco por crímenes contra la tierra y sus habitantes en el estado sureño. Hace meses se supo de un conflicto entre grupos armados que obligó a comunidades indígenas enteras de Chenaló, Xulbó, Tenango y Zintalapa, a abandonar sus casas y pasar hambre y frío en las montañas. Cuando se solicitó ayuda inmediata al gobernador, Velasco brilló por su silencio.   

El gobierno de López Obrador no ha mencionado a ningún posible nuevo secretario de Medio Ambiente, pero realmente la elección de Velasco sería un golpe letal a la política de cero corrupción que maneja el tabasqueño. Desde hace meses se comentó que Velasco estaba pujando para entrar al gabinete obradorista, buscando la secretaría de gobernación. En cuestión de horas se necesita de un nuevo titular en Semarnat y la idea del chiapaneco no gustó a prácticamente nadie.