Súperdelegado es relacionado con conflicto de interés y pone a prueba a AMLO

- Por

No es un secreto lo polémico que es Carlos Lomelí como personaje y como Súper Delegado para el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), el partido dominante. El antes candidato a la gubernatura y ahora Súper Delegado de la federación, Lomelí es quien coordina la entrega de apoyos sociales en el estado de Jalisco. También es él mismo, quien se ha visto envuelto en un escándalo de conflicto de interés durante su administración, a través de una red de nueve empresas controladas por familiares, mismas que han conseguido contratos con ocho gobiernos morenistas hasta ahora.

La situación con Lomelí es un reto sin precedentes para la administración de López Obrador. El candidato morenista llegó al poder bajo la promesa de acabar con la corrupción y la mala praxis en la administración pública del país. El riesgo personal de no atender esta situación es elevado, pues a diferencia de otros puestos, los Súper Delegados federales son elegidos directamente por la Federación, es decir, por López Obrador. A esto se suma que su existencia por sí sola, causa incomodidad entre los gobernadores, que los ven como una amenaza para su poder personal.

Los nexos del conflicto de interés

Las acusaciones provienen de una investigación publicada por la asociación civil Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) que recientemente publicó la investigación denominada «El emporio farmacéutico a la sombra del Súper Delegado Lomelí». En dicha investigación se acusa a Lomelí de haber recibido contratos por 164 millones de pesos a través de compañías en posesión de familiares y colaboradores cercanos. En más de una ocasión, estas farmacéuticas han competido entre sí y han sido acusadas de vender medicamentos falsos y por sobreprecios.

El nexo entra la Federación y los negocios de Lomelí se da a través de Abastecedora de Insumos para Salud (Abisalud). Dicha empresa ha tenido negocios con las dependencias del Gobierno Federal. Lomelí negó cualquier nexo con la empresa, sin embargo, coincidencias en los domicilios de esta y otras empresas, ponen en duda las declaraciones del Súper Delegado. «No es mi empresa, que vayan a investiguen y citen a la empresa y a las personas señaladas» mencionó en 2018 como candidato a gobernador. La empresa fue acusada en 2016 por un presunto fraude de venta a sobreprecio de 31 medicamentos.

El emporio de Lomelí se funda en la empresa Lomedic, que sospechosamente comparte domicilio fiscal con Abisalud, en el número 205 de la calle Chicle en Zapopan, Jalisco. Dos empresas más dedicadas a la industria farmacéutica se encuentran bastante cerca de esta ubicación, y son controladas por la exesposa de Carlos Lomelí y sus hijos.

Abisalud, fundada en 2009, no sólo comparte domicilio con empresas cercanas a Lomelí, sino que también tiene coincidencias de otro tipo. La empresa ha sido hogar de dos operadores cercanos del morenista: su secretario particular y su excoordinador de campaña, director y representante legal de la empresa, respectivamente. Durante su declaración patrimonial, Lomelí descartó nuevamente tener nexos con Abisalud.

Lomelí no da explicaciones

Lomelí tomó todas las precauciones necesarias para no dejar constancia de su relación con Abisalud. Sin embargo, el 20 de diciembre de 2018, esta empresa estaría celebrando contratos con el gobierno de Cuitláhuac García en Veracruz y con la Federación. En los casi seis meses de la administración actual, Abisalud ha recibido 164 millones de pesos por ocho acuerdos de venta de medicamentos y material de curación. Seis de los contratos, fueron otorgados a través de una adjudicación directa.

La investigación realizada por MCCI llevó a Lomelí a solicitar a la asociación civil, un cuestionario para poder responder a los cuestionamientos surgidos del reportaje. La asociación entregó dicho documento el sábado pasado a Lomelí, más no ha habido respuestas por parte del Súper Delegado.

Cabe destacar que Abisalud ha llevado a cabo contratos con diversos gobiernos como proveedora desde 2013. La empresa ha obtenido en poco menos de 6 años, 150 contratos que le han representado ingresos por 2,188 millones de pesos. Los contratos han sido utilizados para abastecer hospitales y clínicas en Jalisco, Guanajuato, Ciudad de México, Estado de México, Chiapas y Michoacán. Los clientes que más destacan son el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el Instituto Nacional de Pediatría (INP), el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) y Petróleos Mexicanos (Pemex).

La red de empresas controladas por Lomelí, familiares y colaboradores cercanos, entre los que se incluyen su exesposa, sus tres hijos y su actual esposa, se conforman por nueve empresas: Lomedic, Corporativo Internacional Vigilando tu Salud, Laboratorio Solfran, Laboratorio Bioterra, Lo Vending Group, MC-Klinical, Proveedora de Insumos Hakeri y Grupo Quiropráctico del Bajío.