Gobierno de López Obrador ha deportado a 45,000 migrantes

- Por

La llegada de la izquierda política al gobierno mexicano trajo un inesperado empuje para fortalecer las deportaciones de migrantes centroamericanos. Uno de los temas más polémicos de los últimos meses han sido las caravanas mexicanas que están por atravesar o atravesando México, en búsqueda de una vida mejor en este país o en Estados Unidos. El gobierno morenista ya suma un promedio de 300 deportaciones diarias.

Con números récord como 15,000 personas expulsadas de México por su condición de migrantes sin documentación oficial, el gobierno de López Obrador se ha mostrado mucho menos tolerando con este fenómeno social que su antecesor, Enrique Peña. Abril del 2019 ha sido el mes más activo para los agentes migratorios mexicanos, quienes han regresado a Nicaragua, El Salvador y Guatemala a miles de personas que buscaron un futuro mejor.

Recordemos que desde que llegó al poder, el presidente mexicano ha prometido inversiones para fortalecer este triada de países centroamericanos. Todo esto con la intención de evitar las caravanas migrantes que atraviesan todos los peligros posibles que existen en México. Desde violaciones, secuestros, torturas, asesinatos, robos o extorsiones, la vida de los migrantes que atraviesan nuestro país no mantiene garantías legales claras.

Ni Peña se animó a tanto

Los deportados por el obradorismo se han quintuplicado, respecto al mismo periodo en tiempos del PRI. No olvidemos que la polémica caravana con miles de migrantes que atravesó México el año pasado intentó ser frenada por el presidente Enrique Peña, quien prometió ayuda médica, educativa y hasta laboral, siempre y cuando los centroamericanos aceptaran no cruzar de los estados sureños Oaxaca y Campeche. Ahora ni siquiera hay oferta vigente para ellos.

Lo cierto es que los meses anteriores, febrero y marzo, el obradorismo no metió tanto acelerados en deportar migrantes. Ha sido hasta el mes de abril cuando se elevó la deportación masiva, a números que el peñismo apenas se atrevió. En marzo hubo alrededor de 6,000 deportaciones, por lo que las nuevas órdenes, más estrictas que nunca, dejan ver una caza masiva de personas ajenas a nuestro país (15,000 en apenas treinta días).

Públicamente se promete ayuda

Obrador, desde sus conferencias diarias, siempre ha prometido que se tiene un plan de mano amiga con los migrantes centroamericanos. Lo cierto es que los últimos números dejan ver una actitud totalmente cerrada respecto al retorno inmediato de los detenidos a sus países de origen. La mayoría de los latinos que cruzan nuestro país huyen de la pobreza, la violencia y la inseguridad, después de décadas de malos gobiernos y el terror de las pandillas.

También se sabe de detenciones masivas a migrantes cubanos que ingresan a territorio mexicano con tal de llegar a Estados Unidos. Mientras tanto, hay miles de personas que cruzan ahora mismo el territorio azteca con tal de llegar a la frontera norte, en donde también miles de migrantes esperan que el gobierno yanqui les de una oportunidad para ingresar al país del blues.