AMLO le confía las refinerías a un hombre que nunca ha podido

- Por

Cuando el presidente López Obrador se refiere al trato que Petróleos Mexicanos (Pemex), recibió en los sexenios anteriores, deja en claro que el gran error de sus antecesores fue dilapidar los recursos y disminuir la extracción de crudo y la refinación de gasolina.

«Encontré la refinería muy abandonada; no se ha invertido desde hace mucho tiempo y no sirvió la famosa reconfiguración en la que se gastaron más de 2 mil millones de dólares y no sirvió, tiraron el dinero… Por eso vamos a levantar a esa refinería para que se produzcan las gasolinas y no las estemos comprando en el extranjero, baje el precio de los combustibles y haya empleo”, dijo el primer mandatario luego de visitar la refinería de Ciudad Madero, donde también anunció la inversión de 3 mil 500 millones de pesos a ese complejo.

Sin embargo, con el compromiso de construir la refinería de Dos Bocas, de aumentar la producción de las demás refinerías del país, el presidente tendrá que confiar en el mismo personaje vinculado a la decadencia y empobrecimiento de Pemex, se trata de Leonardo Cornejo Serrano, señalado por su participación en el caso Odebrecht y sus malos manejos administrativos al interior de Pemex.

Cornejo Serrano es un químico de larga trayectoria en Pemex, quien en los últimos ocho años fue responsable de las rehabilitaciones y reconfiguraciones fallidas a las que el presidente suele referirse para criticar cómo recibió la empresa paraestatal.

Sin cumplir metas

Una mirada a la carrera de Cornejo Serrano revela las altas responsabilidades que ha tenido para lograr mejorar la producción y refinación en Pemex, que dicho sea de paso, no ha logrado.

Desde junio de 2010 Cornejo Serrano fue designado gerente de Ampliación de Capacidad en Pemex Refinación, cargo que tenía precisamente la tarea de aumentar la producción de las refinerías.

En esa responsabilidad dio el salto sexenal y en 2014 —en medio de los procesos de adjudicación directa que favorecieron al consorcio integrado por las empresas Odebrecht-Fluor Daniel con contratos millonarios en las refinerías de Salamanca y Tula— fue designado encargado de la Subdirección de Proyectos de la entonces Pemex Refinación (PR).

En el año 2015, cuando PR quedó absorbida por Pemex Transformación Industrial (PTI), creada con la reforma energética del expresidente Peña Nieto, Cornejo Serrano fue designado director de Proyectos, cargo que reemplazaba a la subdirección.


Aunada a esta incompetencia, Cornejo Serrano, como titular de la Subdirección de Proyectos de Pemex Refinación, según la Auditoría Superior de la Federación (ASF), fue él quien dictaminó la adjudicación directa del contrato de la refinería de Salamanca a Odebrecht-Fluor Daniel, al igual que en el caso de la refinería de Tula.

Según los datos de ASF, los contratos asignados por Cornejo Serrano significaron un daño a la hacienda pública por cerca de 2 mil millones de pesos, pero inició procedimientos de recuperación por mil 250 millones debido a que se hicieron 11 pagos improcedentes en ambas refinerías.

Por si esto fuera poco, la ASF señala que la administración de Cornejo reflejó malas prácticas y corrupción, además de un deficiente manejo de los presupuestos.

Hasta el momento la secretaria de Energía, Rocío Nahle, no se ha pronunciado respecto a la designación de tan altas responsabilidades a un personaje tan cuestionado.