Hasta 30 años de prisión a ladrones de medicamento en México

- Por

La venta ilegal de medicamentos en México es una de las actividades más ignoradas por las fuerzas de seguridad. Entre decomisos de droga, capturas de capos o lucha contra grupos armados, poco se habla del otro negocio ilegal que mueve miles de millones de pesos cada año. El mercado negro farmacéutico no solamente genera ganancias, también pone en peligro la salud de las personas que acceden a estos productos.

Muchas veces caducados, alterados, falsos o con modificaciones de sus componentes, estos medicamentos del mercado negro no pasan por controles de calidad y tampoco son verificados sus componentes. Todo esto puede provocar muertes o daños a los consumidores (algunos de ellos ni siquiera se enteran de que el medicamento es falso). Para atender el tema, el senador Ricardo Monreal propone penas más fuertes a los ladrones y fabricantes de medicamentos pirata en el país.

Las penas serían de 10 hasta treinta años de prisión, propone el morenista. La intención principal es cortar de tajo con esta industria y las pérdidas millonarias que generan cada año. En el caso de alteradores o fabricantes de medicamentos, podrían enfrentar multas de hasta 573,000 dólares y penas en prisión que podrían sumar hasta tres décadas. Morena asegura que no se puede seguir ignorando este problema y desde el senado planean meterle el pie al mercado negro farmacéutico.

Actualmente esta actividad ilegal genera 8,000 millones de pesos cada año. En el 2017 ya se advertía de los constantes robos a farmacias en el centro del país, en donde se reportaron más de cinco mil atracos en un año. Todo esto sin castigos fuertes en contra de los responsables, por lo que desde ese entonces el sector farmacéutico en México lanzó alertas para que los legisladores hicieran algo al respecto. La respuesta llega al menos dos años después.

Hasta finales del 2018, el 60% de los medicamentos que se venden en el país son robados, están alterados o han pasado por un intermediario que altera el precio. Muchas de estas medicinas fueron vendidas después de que venciera su caducidad y no se sabe realmente qué consecuencias tuvieron estas acciones en la salud de los mexicanos. Lo cierto es que la falta de operativos para desarticular este mercado negro ya mantiene a México como el sexto país a nivel mundial que más medicinas falsas vende.

La nueva tendencia del mercado negro es vender medicinas por internet, en donde se puede localizar a los responsables y dar con ellos. La Cofepris ha anunciado el cierre de 8,500 páginas de internet dedicada a la venta de medicina robada. La iniciativa de Ricardo Monreal busca proteger a cerca de 8 millones de consumidores de medicamentos robados o caducos. La mayoría de esta industria ilegal se concentra en el centro del país, en estados como Puebla, Jalisco, Michoacán y la Ciudad de México.