La Guardia Nacional también podrá arrestar migrantes en México

- Por

El gran grupo armado que prepara el gobierno obradorista tendrá atribuciones históricas. La guardia nacional ha sido aprobada por congresos locales y las cámaras legislativas, por lo que se está acelerando en el reclutamiento de jóvenes mexicanos para conformarla. Dentro de sus posibilidades legales está la de revisar documentación y la posibilidad de generar arrestos a migrantes que avancen por el territorio mexicano.

Con esta posibilidad legal, la guardia nacional actuaría en el país también como una especie de policía de migración. Además, podrán custodiar centros de detención migratoria, una capacidad que no se mencionó en el pasado.

Recordemos que López Obrador aseguró que esta fuerza especial sería creada para garantizar la paz de los mexicanos, sin orquestar operativos ruidosos en contra de grandes capos o cárteles nacionales. Por lo tanto, las labores de migración no estaban contempladas al inicio.

El documento de operación de la guardia nacional señala que tendrán cooperación directa con la secretaría de migración mexicana. Ahí, los guardias podrán tener control de garitas y zonas fronterizas.

A pesar del apoyo público del gobierno mexicano a las avanzadas migrantes que cruzan el país para llegar a Estados Unidos, los datos indican que el gobierno morenista ha deportado a más de 31,000 personas extranjeras en cuatro meses.

Concentradas en garantizar paz en el territorio mexicano, la guardia nacional también ocupará buena parte de sus actividades a la revisión, detención, retención y deportación de migrantes centroamericanos en México, señala el periodista Mathieu Tourliere. López Obrador prometió que esta fuerza armada no afectará los derechos humanos de ninguna persona, por lo que se realizan ya acuerdos con la ONU para instruir a los futuros guardias nacionales.

¿Y los derechos humanos?

Con el poder tan grande que ha adquirido la guardia nacional, sus facultades podrán convertir a las estaciones migratorias en el país en prácticamente centros de detención. Esta estrategia parece digna del gobierno de Donald Trump, que a base de fuerza policiaca y migratoria mantiene operativos para detener masivamente a migrantes sin documentos en su país.

Las acciones de la guardia nacional serían el espejo nacional de estas iniciativas.

Para la oposición y ciertas organizaciones civiles, las facultades tan grandes de la guardia nacional podrían generar atropellos a los derechos humanos en el futuro. Otra de las grandes críticas es el trato que recibirán los migrantes, mayormente centroamericanos, que sean detenidos por elementos de este cuerpo armado.

La promesa del respeto a sus derechos humanos no es suficiente, sobretodo después de los casos registrados en donde elementos de las fuerzas armadas y la policía federal han agredido a muchos de sus detenidos.

Con información de la revista Proceso.