Gobierno de Peña Nieto gastó 99 millones en papelería antes de irse

- Por

El último semestre de Enrique Peña Nieto en el poder parecía una carrera para entregar contratos a ciertas empresas. A poco de abandonar el poder y ya durante los trabajos de entrega-recepción con el gobierno obradorista, la administración del mexiquense rápidamente entregó recursos para financiar obras públicas y ahora se sabe de un jugoso contrato con una empresa que da servicios de papelería.

No es extraño que se celebren estos acuerdos económicos entre el gobierno y algunas empresas privadas, teniendo en cuenta la cantidad de materia solicitado para la transición entre un gobierno saliente y uno entrante. El gran detalle aquí son los montos totalmente exagerados para comprar ciertos artículos. La empresa Abastecedora Aragonesa vendió a la era Peña Nieto varios productos, ganando más de 114 millones de pesos desde el gobierno de Felipe Calderón.

De julio a diciembre del 2018, cuando todos los cercanos a Enrique Peña estaban preparando las maletas para partir de sus labores en el sexenio priista, se alcanzó a entregar a Aragonesa un fuerte contrato por casi 99 millones de pesos por tan solo seis meses de servicios, es decir, 550,000 pesos diarios. Lo interesante es ver cuánto costaron utensilios sencillos de papelería como bolígrafos, que terminaron costando 6,950 pesos cada uno. Además, un cuaderno profesional de cien hojas costó 21,900 pesos.

Esto nos deja ver que incluso días después de que López Obrador ganara las elecciones presidenciales del 2018, el gobierno peñista no perdió tiempo y decidió celebrar contratos instantáneos cargados de irregularidades y opacidad. Y es que un solo plumón indeleble de aproximadamente sesenta pesos en cualquier papelería, fue valorado en 14,500 pesos por unidad en este contrato de 99 millones de pesos para utilería y labores de oficina.

Se trata entonces de uno de los contratos al vapor más polémicos del sexenio priista. El medio SinEmbargo nos muestra la lista de útiles que se compraron y lo exacerbado de sus costos: por 400 cintas diurex se gastaron 11.6 millones de pesos. Tan solo en lápices se gastaron 8.6 millones y 10.9 millones en cuadernos de cuadro chico. Se trata entonces de una fortuna para una empresa pequeña que muestra una fachada destruida y grafiteada, según el medio.

No es difícil encontrar ejemplos similares en las legislaturas anteriores o algunas secretarías, en donde los servicios especiales para empleados de élite y papelería siempre han sido millonarios, descuidando el destino que deberían tener los presupuestos entregados por la federación. Aragonesa es una empresa capitalina que ya había recibido  en 2015 más de 193,000 pesos en contratos, mientras que un año después les dieron más de 36,000 pesos para seguir ofreciendo productos de papelería al gobierno peñista.

Mira toda la información en esta investigación de SinEmbargo.