Gobierno de AMLO ha dado 16 millones a empresas fantasma: MCCI

- Por

A pesar de que el presidente Andrés Manuel López Obrador ha prometido que su Gobierno terminará con la corrupción que impera en México. Dependencias y secretarías federales como el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) han entregado contratos millonarios a compañías que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) tiene registradas como empresas fantasmas.

De acuerdo con una investigación de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), en lo que va del 2019 el nuevo Gobierno ha entregado contratos por 16.7 millones de pesos a empresas fantasmas.

Interacción Biomédica

Un ejemplo de esto ocurrió el pasado 07 de febrero cuando la oficina del IMSS en Tapachula, Chiapas, emitió una invitación a una empresa para una adjudicación directa para la adquisición de “materiales diversos”. Para poder acceder al contrato la compañía invitada tuvo que enviar una cotización por medio del portal de Compranet, la cual finalmente le fue entregada el 14 de febrero de 2019 a Interacción Biomédica S.A. de C.V. por 294 mil pesos.

En este mismo sentido, el 31 de diciembre de 2018, la delegación del ISSSTE en Michoacán emitió una convocatoria de licitación pública para la adquisición de materiales para osteosíntesis, a la cual 3 empresas hicieron preguntas, pero finalmente de todas ellas, Desarrollos Biotecnológicos del Bajío (DBB) terminó haciendo una propuesta formal, que fue negada por el Instituto debido a que no cumplió con todos los requisitos.

Finalmente, el ISSSTE terminó entregando dicho contrato a la empresa Interacción Biomédica S.A. de C.V. la cual solo había mandado su cotización, pero accedió al convenio de 10.8 millones de pesos debido a que “resultó solvente, por cumplir con los requisitos legales, administrativos, técnicos y económicos”.

Esto a pesar de que Interacción Biomédica desde el 26 de julio de 2017 se encuentra señalada por el SAT como una empresa fantasma.

Según la investigación, Interacción Biomédica fue constituida el 25 de mayo de 2012 en Metepec, Estado de México, con un domicilio oficial en la ciudad de Toluca. Actualmente el edificio en el que presuntamente se encuentra instalada la empresa lleva tiempo sin funcionar, pero aun así sigue recibiendo contratos del Gobierno.

Edificio de Interacción Biomédica, Fuente: MCCI

Siendo Cecilia Guadalupe Orta Sosa y María Cecilia Guadalupe Parada de Sosa las dos principales accionistas fundadoras de la empresa, quienes ante el Registro Público de Comercio señalaron como domicilio particular una casa ubicada en Hacienda Campo Alegre, número 3, Fraccionamiento Santa Elena, del municipio de San Mateo Atenco, en el Estado de México.

De acuerdo con MCCI, en dicho domicilio no viven ninguna de las dos accionistas de Interacción Biomédica, en cambio la casa es habitada por una familia que lleva 3 años rentando el inmueble y dijeron no conocer a ninguna de las dos personas, aunque indicaron que no es la primera vez que escuchan los nombres. Siendo Alejando Sosa Parada el verdadero dueño de la casa y la misma persona que también se ostenta como uno de los apoderados legales de la compañía.

Pero a pesar de que, desde julio de 2017, el SAT tiene señalada a Interacción Biomédica como una empresa fantasma, ésta ha continuado recibiendo contratos millonarios por parte del Gobierno.

El mismo año en el que la compañía fue señalada por el SAT, dicha empresa terminó recibiendo contratos por 10.7 millones de pesos, mientras que en el 2018 se le otorgaron 12 contratos por 6.8 millones y en el 2019 ha recibido 10.9 millones de pesos.

Secretaría de Comunicaciones y Transportes

El pasado 30 de enero de este año, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) emitió una convocatoria para una licitación de verificación de la calidad en “obras de construcción, modernización, reconstrucción y observación de la Red Carretera Federal” en Sonora.

A esta convocatoria cinco empresas hicieron preguntas al respecto, aunque, al final 18 terminaron haciendo propuestas económicas y la entrega de la documentación. La SCT pedía una constancia de situación fiscal por el SAT, expedida no mayor a 20 días a la fecha de la apertura y presentación de la proposición.

En el filtro final quedaron 10 empresa que según la SCT cumplían con las mejores condiciones disponibles de precio, calidad, financiamiento, oportunidad y demás circunstancias pertinentes. Siendo Índico RT S.A. de C.V., la empresa ganadora del proyecto y de un contrato de 6.6 millones de pesos.

Sin embargo, Índico RT fue de las empresas que no entregó su constancia del SAT, esto debido a que el 21 de noviembre de 2018, la compañía había aparecido en el Diario Oficial de la Federación (DOF), de manera definitiva como una empresa fantasma.

Índico RT es una “empresa” que fue constituida en mayo de 2010 en Hermosillo, Sonora y el primer contrato que recibió fue en julio de 2016, por 2.9 millones de pesos para la construcción de 68 recamaras como parte del programa “Apoyo a la Vivienda”.

A partir de ese momento la empresa recibió en 2016 y 2018 cuatro contratos por parte del municipio de Hermosillo, por 5 millones de pesos a cambio de la pavimentación de varias calles, la construcción de un parque y una cancha de futbol, los cuales sí fueron entregados.

Pero en junio de 2018, el SAT detalló que Índico RT era responsable de haber emitido comprobantes fiscales sin contar con los activos, personal, infraestructura o capacidad material para prestar servicios y producir, comercializas o entregar los bienes que amparan tales comprobantes.

Finalmente, la empresa nunca pudo defenderse ante el SAT y el 21 de noviembre de 2018 apareció en el DOF en la lista definitiva de empresas fantasmas.

Pero en una entrevista para MCCI, Rafael Romero Sandoval, socio y administrador de Índico RT indicó que la compañía realizaba subcontrataciones con otras empresas para realizar los trabajos ya que solo cuentas con 10 personas contratadas y con pocos activos fijos.

Lee la investigación completa en MCCI