Gobierno capitalino firmó contrato por 23 millones con un taller mecánico 😲

- Por

La inventiva que tienen algunos funcionarios públicos mexicanos para desviar recursos podría rivalizar con los más celebrados actos de magia y escapismo. En un ejemplo que se llevaría las palmas de oro, la Fiscalía General de la República (FGR) descubrió que la empresa ganadora de la más reciente licitación para surtir de vacunas antirrábicas caninas a la CDMX tiene su domicilio en un taller mecánico.

La resolución señala que en la licitación pública 30001122-003-19 que lanzó la Secretaría de Salud capitalina (SS-CDMX) para adquirir vacunas antirrábicas para las Jornadas Nacionales de Vacunación Antirrábica, se favoreció a la empresa Collage Distribuciones SA de CV., que resultó tener sus instalaciones en un taller mecánico de la colonia San Rafael, alcaldía Cuauhtémoc.

Para conseguir su objetivo los funcionarios de la SS alteraron las bases de licitación y no se sujetaron a la ley. Además, la empresa Collage entregó vacunas sin jeringa, placa de identificación y documentos de certificación, por lo que de concretarse las sanciones procedentes de la investigación, se trataría de la primera sanción por el delito de corrupción que figura en la más reciente Reforma Constitucional promovida por AMLO.

Lo más grave es la estafa a la SS de la CDMX, la cual pagó 5 millones de pesos más que la propuesta del Grupo Dequivamed, por lo que terminó pagando 23 millones de pesos, lo que significa un fraude a la hacienda pública.

Los abogados del Grupo Dequivamed, Alejandro Jesús Vázquez del Mercado Habif y Bernardo Viesca Quiroz presentaron una querella la Contraloría Capitalina, la FGR y la SFP donde responsabilizan, en forma directa a la titular de Salud de la CDMX, Oliva López Arellano, Eduardo Castillo Arroyo, director de recursos materiales, abastecimientos y servicios; San Juan Solares, subdirector de recursos materiales; y a Sonia Delgado Miranda, jefa de unidad departamental de normas y concursos.

A todos ellos se les acusa de: corrupción, ejercicio ilícito de servicio público, coalición de servidores públicos, uso ilícito de atribuciones y facultades, ejercicio abusivo de funciones, tráfico de influencia, cohecho y fraude.

Sin permiso para vender vacunas

Lo más increíble de la licitación es que la empresa Collage no tiene permiso de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) y las licencias obtenidas para poder salvar los trámites se consiguieron con base en corrupción.

La empresa Collage no presentó constancia alguna que acredite liberaciones de biológico, lotes, caducidades o cualquier otro documento que demuestre fehacientemente antecedentes de la empresa Collage Distribuciones, como distribuidora de vacunas antirrábicas caninas a nivel federal o estatal.

En la denuncia que hace Grupo Dequivamed se incluye la malversación de recursos, corrupción y generación de ganancias ilícitas en beneficio de funcionarios públicos y de personas físicas y morales, que intervinieron en las operaciones de compra venta de este biológico, así como fraude en agravio de la sociedad mexicana, ya que se trata de un de un programa de salud pública que puede tener consecuencias derivadas de la transmisión del virus rábico al ser humano sino se cuenta con los controles de calidad, los permisos y las supervisiones por parte de las autoridades competentes.