Emilio Lozoya cobraba hasta 1 millón de pesos por reunión privada

- Por

En el marco de la conferencia denominada La Lucha Contra la Corrupción en la 4T con la Inteligencia Financiera, Santiago Nieto, Jefe de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público reveló que Emilio Lozoya, ex director de Petróleos Mexicanos (Pemex) cobraba hasta 1 millón de pesos por reunión privada.

De acuerdo con Nieto; Lozoya, quien durante la gestión de Enrique Peña Nieto tuvo uno de los cargos más importantes del sector público, solicitaba a empresarios y políticos, pagar montos de entre 50 mil a 1 millón de pesos por cita.

¿Negocio extra para Lozoya?

El funcionario de SHCP indicó que Lozoya solicitaba dicha cuota por platicar con él, independientemente si se llegaba a un acuerdo o no con los interesados en hacer negocios con Pemex.

“Hay un caso de un director de esta empresa, cuyo nombre no quiero acordarme, se apellida Lozoya, que cobraba por cada cita que, se llegara o no a un arreglo con la empresa, con Pemex, les cobraba a los empresarios o a los políticos que iban a tener una reunión con él, entre 50 mil a un millón de pesos por cita“, dijo el también autor del libro Sin filias ni fobias, memorias de un fiscal incómodo.

Cabe recordar, que en febrero pasado, el diario El Economista aludió que Lozoya ya se encontrada en la mira de la UIF, por las diversas irregularidades que tuvo en su periodo al frente de la paraestatal.

Tales irregularidades tienen su antecedente en febrero de 2015, cuando Nieto Castillo fue elegido por el Senado como titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE).

Durante su gestión al frente de la FEPADE, Nieto encontró diversas anomalías en el trabajo de Lozoya, pero justamente cuanto todo estaba listo para iniciar el proceso en su contra, fue despedido de forma intempestiva.

El valor de una reunión privada

La investigación de la FEPADE, presuntamente confirmaron que Lozoya Austin recibió en cuentas propias o de personas morales en las que él estaba de algún modo relacionado, alrededor de 16 millones de dólares de la firma Odebrecht.

Dichos depósitos se habrían realizado entre el 2010 y el 2014, de acuerdo con declaraciones de Marcelo Odebrecht, ex CEO de la empresa y tuvieron como objetivo patrocinar la campaña presidencial de Peña Nieto en 2012, a cambio de obtener jugosos contratos por parte de su gobierno.

Según lo publicado por Reforma, Nieto Castillo señaló que la manera de proceder de Lozoya dentro de Pemex era equivalente a la que usaba un dictador africano y no un funcionario de un país democrático.

“Perdónenme, pero eso es incompatible con cualquier sistema de corte democrático, si eso hubiera sido en la Uganda lo hubiera entendido, pero no en México de la post transición democrática o en el México que vivimos hoy de la consolidación”, informó el funcionario.

Respecto a los factores que ayudaron a Lozoya, Nieto dejo entrever que uno de ellos es la propia corrupción, pues en México apenas un 37% de la economía está bancarizada, lo que da pie a un gran flujo de efectivo, factor clave en el lavado de dinero.

Asimismo, la adjudicación directa es otro de los factores para propagar la corrupción dentro del gobierno, tal como sucedió con uno de los proveedores del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), quien sólo durante el sexenio pasado vendió 89 mil millones de pesos en medicamentos.

Con información de Mientras tanto en México, Reforma, El Economista y Proceso