Díaz Ordáz dio la orden de matar a estudiantes en 1968: AMLO

- Por

No se trata de una declaración menor. El presidente de México acaba de lanzar una acusación directa contra uno de sus predecesores. El escenario es inédito en un país en donde una masacre masiva de estudiantes se fue ocultando entre discursos oficiales, verdades a medias y pocas intenciones de aclarar lo sucedido.

Mientras las teorías apuntaban a que la orden directa la hizo Luis Echeverría, el actual presidente de México ha señalado directamente a Gustavo Díaz Ordaz. Se trata del entonces líder del ejecutivo, conocido por su conservadurismo radical y su tendencia a la represión desde que accedió al poder el primero de diciembre de 1964. a cuatro años de su mandato, se ordenó la matanza de opositores jóvenes a su gobierno.

La acusación de López Obrador fue directa y también involucra a Luis Echeverría, quien también fue presidente del país pero en ese entonces era el secretario de gobernación (es decir, el segundo al mando). “La orden la dio el presidente de la república y la ejecutó el Estado Mayor Presidencial, un cuerpo de élite vinculado a la presidencia que, por cierto, aprovecho para informar, ya no existe”, dijo el tabasqueño.

La masacre es recordada cada año con una megamarcha nacional, mientras se continúa exigiendo al gobierno que se esclarezca el tema y se señale a los responsables. Desde que López Obrador llegó al poder se prometió que esta matanza y otras, como Ayotzinapa, serían resueltas con comisiones de la verdad creadas para solucionar varias de las grandes incógnitas nacionales. Lo distinto aquí es una acusación fuerte del presidente a un priista.

La ONU escuchó la acusación

Todo esto fue mencionado frente a la alta comisionada de la ONU, Michelle Bachelet. La chilena ha estado presente en México para firmar varios acuerdos ligados a la defensa de los derechos humanos. Los temas que se han tocado son la participación de las naciones unidas en temas como Ayotzinapa, capacitación de la guardia nacional y temas de desaparecidos en el país. Por lo tanto la mención del presidente fue para dejar en claro que en el pasado se ha usado al ejército para reprimir al pueblo.

López Obrador asegura que durante su gobierno no habrá ningún tipo de represión y se lanzó no sólo contra Díaz Ordaz, también lanzó acusaciones en contra del expresidente Felipe Calderón por haber generado una guerra mal trazada y contra Peña Nieto por continuarla. La cifra de desaparecidos en México es de más de 40,000 y han sido asesinadas más de 250,000 por ataques durante la guerra antidrogas.

La acusación directa contra Díaz Ordaz marca un nuevo roce con el PRI, un partido que dominó al país durante 70 años y que hoy se mantiene reducido en poder gracias a las elecciones del 2018. El presidente morenista no ha mostrado pruebas concretas de su acusación, a pesar de que el expresidente priista siempre dejó en claro que él no dio la orden de que los militares asesinaran a los protestantes ese día en la plaza de las Tres Culturas.