La PGR detuvo investigaciones contra Trauwitz, el militar huachicolero

- Por

Durante casi dos años, la Procuraduría General de la República, hoy Fiscalía, mantuvo ocultas durante casi dos años las investigaciones por el robo de combustible contra el General Eduardo León Trauwitz, quien fuera el subdirector de Salvaguarda Estratégica de Petróleos Mexicanos durante el sexenio de Enrique Peña Nieto.

Dos años después, reabren investigación contra Trauwitz

Eduardo León Trauwitz, quien en su momento fuera jefe de escoltas del expresidente Enrique Peña Nieto, junto con cuando menos otros 20 funcionarios, fueron denunciados el 27 de marzo de 2017 por el abogado queretano Jorge García Adriano, en representación de tres militares. Los militares afirman haber sido testigos de los ilícitos cometidos por Trauwitz y lo acusan por los delitos de abuso de autoridad, intimidación, amenazas, encubrimiento y discriminación.

Sin embargo, lo complicado está en que estas tres personas fueron llamadas a declarar apenas el 16 de enero de 2019, en el punto más álgido de la lucha contra el robo de combustible. Lo anterior significa que fueron convocados 1 año 9 meses y 23 días después de que se presentó la querella ante la PGR. Fue hasta ese momento que la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada, la SEIDO, reinició las investigaciones en contra del militar.

Los informes ministeriales indican que, de los 12 tomos de la carpeta de investigación, 11 y una parte del doceavo ya fueron integrados por la SEIDO en apenas tres meses.

Obligaban al personal a perforar ductos

Las acusaciones por parte de los tres ex elementos adscritos a Seguridad Física de Pemex afirman que el General Trauwitz en su posición como subdirector de Salvaguarda Estratégica de la empresa productiva del Estado, les ordenaba perforar los ductos y abrir las tomas clandestinas. En conjunto, expusieron ante la FGR la complicada situación de corrupción y negligencia presente en el área que, supuestamente, debería de haberse encargado de combatir el robo de combustible a la petrolera nacional.

Los testimonios de estos tres militares han servido como base para la realización de las investigaciones contra Trauwitz y otros 21 funcionarios y ex servidores públicos relacionados con Pemex por parte de la SEIDO. Entre los señalados se encuentran los jefes de departamento de Seguridad Física del estado de Tamaulipas, Nuevo León, Puebla y Veracruz. Los testimonios indican que estos, obligaban a cerrar las perforaciones de forma hechiza y no denunciarlas ante la PGR, de tal manera que tampoco se reflejaran en los reportes internos de la petrolera.

Enrique Alejandro Sandoval Díaz, uno de los que señala al General León Trauwitz como perpetrador del robo de combustible, menciona que el equipo, que no estaba preparado para atender las fugas, era enviado a repararlas. La forma en que lo hacían era cuando menos rudimentaria: cortaban la válvula y la cubrían con un recipiente plástico que lo cubrían con cemento, de acuerdo con el agente Lara Cortés. Quien en realidad se debió de encargar de reparar las fugas, era el área de Mantenimiento de Ductos de Pemex.

Adicional a los integrantes de las fuerzas armadas relacionados al robo de combustible, uno de los exagentes aseguró que de igual manera había gente del área de inteligencia de Petróleos Mexicanos que pedían apoyo para la apertura de tomas clandestinas. En específico, acusan a Oziel Aldana Portugal y al Teniente Coronel Wenceslao Cárdenas Acuña que en enero de 2017 pidieron perforar tomas en Nenechintla, Puebla.

Moisés Ángel Merlín Sibaja, otro de los agentes que acusan a Trauwitz, aseguran que comunicó lo que sucedía en Puebla al Mayor Francisco Casas Sánchez, quien en ese momento era subgerente de Operaciones de la Zona Centra. El Mayor le indicó a Merlín regresas a sus oficinas en San Juan Ixhuatepec y le dio el fin de semana libre.

Asimismo, Merlín informó a los fiscales del Ministerio Público, que los jefes de las áreas de Seguridad Física adscritos a la petrolera, los obligaban a usurpar uniformes y vehículos del ejército. Narra que en una ocasión los mandaron a hacer sus rondines vestidos como militares en funciones cuando estuvo adscrito en San Martín Texmelucan.

Bajo amenaza.

Merlín Sibaja dice que fue levantado por un grupo de sujetos en Tierra Blanca, Veracruz, por lo que pidió su cambio a San Martín Texmelucan en Puebla. Enrique Alejandro Sandoval Díaz asegura que un Jefe de Departamento en Tampico le dijo que, si seguía denunciando las irregularidades en las tomas clandestinas, acudiría a gente poderosa para que termine en prisión. A Eliseo Lara Cortés, uno de sus superiores trató de involucrarlo a una investigación que la PGR realizaba sobre el robo de combustible en 2016.

Los tres agentes afirman de acuerdo con la información obtenida por la FGR, que, en todas las ocasiones, las ordenes e instrucciones de amenaza, venían del General León Trauwitz, aunque no necesariamente de forma directa. Los tres renunciaron o fueron despedidos del cuerpo de seguridad de Pemex al manifestar su inconformidad de realizar actividades ilegales o que no consideraban adecuadas.