Atacar la corrupción eleva hasta 3% el PIB de un país: FMI

- Por

Hay organismos que cada año prestan atención a cómo se movieron las finanzas en los países en desarrollo. El Fondo Monetario Internacional siempre ha marcado pauta en temas de presupuesto internacional y son bastante famosos sus rescates financieros a países que generan tanta deuda que no pueden sostenerse, como Argentina o Grecia. Ahora el FMI emite ciertos consejos para aumentar el producto interno bruto de una nación.

Una de las principales apuestas es limpiar a la corrupción gubernamental. Al hacer esto, las naciones rápidamente elevan el PIB rápidamente, asegura el fondo internacional. Esta declaración le viene bastante bien al gobierno mexicano de López Obrador, que se ha contradicho en varias ocasiones sobre cuánto es que crecerá en su primer año de actividades.

Mientras el tabasqueño promete un 2% de crecimiento en 2019 y un 3% de crecimiento en PIB durante el 2020, sus secretarios actúan con más cautela y afirman que habrá un claro avance pero no tan prometedor como continuamente promete su jefe directo. Para el FMI, la lucha contra la corrupción sí es un factor importante para que las finanzas de una nación golpeada por estas ilegalidades sanen. Se refieren, claro, a las economías emergentes: justo en donde México está insertado desde hace años.

Se puede crecer al menos un 3%, señala el fondo económico liderado por la francesa Christine Lagarde. Esto es un extra a las estrategias correctas de recaudación fiscal que puedan tener las naciones emergentes. Recordemos que el gobierno de López Obrador ha metido freno en el área tributaria y promete no elevar los impuestos en el país hasta que termine el gobierno morenista. Si todo sale bien, se puede crecer hasta 4.5% por año, dice el FMI.

Con estas declaraciones, el fondo también deja ver que es la corrupción uno de los grandes problemas políticos de las naciones que están emergiendo. México ha estado ligado a esta práctica desde hace décadas, pero todo se intensificó durante el sexenio del priista Enrique Peña Nieto. A partir de entonces, ligar a la nación mexicana con la corrupción fue una tendencia internacional. La limpia actual avanza lento y esto podría afectar al crecimiento económico mexicano.

Además del combate a la corrupción y un plan de austeridad, el gobierno de López Obrador ha colocado todas sus esperanzas en el rescate a la industria petrolera. Con una guerra activa contra el robo de combustible, miles de millones de pesos en inversión al sector  y una persecución financiera a los ladrones de Pemex, el tabasqueño confía en que esto generará una gran recaudación económico en los próximos años. Para rematar, el FMI señaló: “los países más corruptos son los que recaudan menos impuestos”.