Botellas de alcohol, regalo favorito a funcionarios en el sexenio del PRI

- Por

Los viajes del expresidente Enrique Peña Nieto fueron una carga onerosa a las arcas públicas, además de las enormes comitivas que acompañaban al entonces presidente, se dio a conocer que en las giras del presidente había un consumo de bebidas alcohólicas que se tradujeron en más de 700 botellas.

Los funcionarios del último sexenio priista no ocultaron su gusto por los vinos caros y los licores más exclusivos y reservados, a tal grado que se estima que durante la administración de Peña Nieto, los funcionarios públicos de todo el país recibieron 700 botellas de alcohol como regalo por sus trabajos realizados.

Las bebidas fueron obsequiadas por particulares y algunas alcanzan un costo de hasta 32 mil pesos, nada mal para un simple regalo.

Los datos, aunque incompletos, fueron proporcionados por el Servicio de
Administración y Enajenación de Bienes (SAE), institución a la que los servidores públicos deben regresar todos los regalos que reciben sin haberlos solicitado, aunque no en todos los casos esto se cumple.

Paladares delicados

Entre las botellas de alcohol que funcionarios públicos recibieron como obsequio destaca un cognac Hennessy Paradis de 700 mililitros, el cual tiene un costo de 32 mil pesos al público.

La bebida de más de 30 mil pesos fue entregada en un estuche de lujo, pero el Servicio de Administración no especifica cuál es su marca o el costo de dicho estuche.


Otras botellas de lujo que sobresalen, aunque de menor costo, son la champagne Dom Peignon Vintage 2004 de 750 ml, con un costo de alrededor de 7 mil pesos en línea; el whisky Johnnie Walker Blue Label de 750 mil, con un costo de 5 mil pesos; el cognac Martell X.O. de 700 ml, que vale 4 mil pesos, y el cognac Hennesy Extra Old de 700 ml, con valor de 4 mil pesos también.

¿Qué dice la ley?

Aunque recibir un regalo siendo funcionario público, sea alcohol u otro objeto, no constituye un delito, sí existe una ley que reglamenta esta práctica y obliga a los funcionarios a devolver los obsequios.

Según el artículo 40 de la Ley General de Responsabilidades Administrativas, los funcionarios públicos tienen la responsabilidad de entregar al SAE cualquier bien que les sea ofrecido con motivo del ejercicio de sus funciones, con el objetivo de que estos sean donados o vendidos por esa misma institución.

Sin embargo, durante la lectura de dicha Ley, no se encontró ninguna institución o autoridad que vigile que esto se cumpla al cien por ciento. Incluso en la información entregada a través de transparencia, el SAE no se menciona quién fue el particular que entregó el obsequio al servidor público y, en la mayoría de los casos, tampoco se menciona quién fue el funcionario que lo recibió.


Con la falta de información respecto a quiénes entregaron y recibieron regalos, únicamente se sabe que el 2017 fue el año en el que los servidores públicos recibieron más botellas de alcohol como obsequio; en total, en ese momento recibieron 270.